Con el lema Hágase en mí según tu palabra: palabra que da vida se llevó a cabo la novena edición de la marcha Pro Vida 2018 de la Diócesis de Fajardo-Humacao el pasado miércoles, 21 de marzo. En la actividad participaron estudiantes de grados intermedios y superiores de los colegios católicos que están localizados en diferentes pueblos que componen la Diócesis de El Yunque.

A raíz del paso del huracán María, la Marcha se centró en Puerto Rico, dándole énfasis al valor de la vida a pesar de las dificultades que aún enfrentan muchas familias a más de 6 meses del paso del fenómeno atmosférico. Además de los estudiantes, maestros y padres participaron de la actividad, así como algunos clérigos a parroquias cercanas.

Los representantes de los Colegios Nuestra Señora del Pilar en Canóvanas, Nuestra Señora del Carmen en Río Grande, Santiago Apóstol en Fajardo, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, San Benito y San Antonio Abad, todos en Humacao y el Proyecto PECES de Punta Santiago también de ese pueblo, se unieron para orar por las diferentes situaciones que afectan a los puertorriqueños.

La primera estación estuvo a cargo del Colegio Nuestra Señora del Carmen. Ellos oraron por las personas que aún carecen del servicio de energía eléctrica. Mediante un diálogo representaron las diferentes situaciones que enfrentan por la falta de luz. Otros estudiantes portaron carteles denunciado la falta de energía.

En la segunda estación los alumnos del Colegio Santiago Apóstol elevaron una plegaria por los que sufren la emigración y separación de las familias. Los participantes portaron carteles pro vida y danzaron el Himno de La Familia, mientras los niños de kínder del Programa Montessori del Colegio portaron banderines.

Luego le correspondió el turno al Colegio Nuestra Señora del Pilar, a los jóvenes les tocó rezar por los que sufren depresión, enfermedades mentales y han cometido o han considerado el suicido. Valiéndose de una pantomima y la canción You are my Everything de Light House llevaron el mensaje.

Siguieron los alumnos del Colegio Nuestra Señora del Perpetuo Socorro que oraron por los que no tienen vivienda. Los estudiantes danzaron el himno Paz en la tormenta. Después siguió el Proyecto PECES de Punta Santiago que tuvieron a su cargo la quinta estación y rezaron por los que no reciben atención médica, los ancianos y los que sufren soledad.

Las últimas dos estaciones se realizaron en la Plaza Pública Rosendo Matienzo de ese Municipio. Allí los estudiantes del Colegio San Benito elevaron una plegaria por la pobreza, para esto un grupo de jóvenes danzó la canción el Privilegio de Dar de Ednita Nazario.

La última estación le correspondió a los alumnos del Colegio San Antonio Abad que oraron por los gobernantes y líderes de Puerto Rico, danzando al ritmo de la canción Isla Bendita.

Cabe mencionar, que el Administrador Apostólico de la Diócesis y Obispo de Caguas, Mons. Eusebio Ramos Morales participó de la actividad y compartió con los estudiantes. Aprovechó para exhortar a los jóvenes a continuar realizando año tras año la marcha para concientizar sobre la importancia de valorar la vida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here