Con gran alegría, la Diócesis de Caguas, junto con su Pastor, Mons. Eusebio Ramos y la Vicaría de Pastoral, siguiendo los lineamentos del Programa Nacional de Acciones Pastorales de la CEP (2015-2020), ha organizado la Comisión Diocesana de la Pastoral Integral de la Salud.

En marzo del año en curso, se ofreció una charla sobre tanatología, para invitar personas que quisieran participar en la Comisión de Salud. Gracias a Dios y a esta conferencia tenemos 30 personas, motivadas y con muchos deseos de trabajar y ser parte de la comisión. En este grupo nos hemos reunido por dos ocasiones para organizarnos. Como parte de los requisitos para pertenecer a esta comisión es tener varias veces al año, educación y formación sobre la salud, enfermedad y muerte del enfermo y su entorno a los miembros, partiendo de que nadie puede dar lo que no tiene. Teniendo siempre presente que esto no es una pastoral de la muerte sino una pastoral de la vida. Nuestra Comisión de Pastoral Integral de la Salud ha de tener presente de cuidar y brindar ayuda, al hombre y la mujer actual a enfrentar y concienciar sobre la enfermedad y la muerte como un proceso, que conlleva respeto, dignidad y esperanza. En una sociedad puertorriqueña en que el morir se está convirtiendo en un acontecimiento solitario y despersonalizado, confiado en la técnica y en los profesionales, y sin la ayuda física, emocional, social, espiritual, religiosa, cultural y legal adecuada. La Comisión Diocesana de la Pastoral Integral de la Salud ha de velar y contribuir a que desde la parroquia se defiendan los derechos que tienen los enfermos a un cuidado humano y digno.

Parte de la responsabilidad de esta comisión es ayudar al enfermo, familia y seres significativos a enfrentarse al proceso de la enfermedad de la muerte desde una actitud de la escucha, acompañamiento, cercanía, esperanza y solidaridad.

La Comisión Diocesana de Pastoral Integral de la Salud, ha de apoyar a que la parroquia se convierta en “conciencia crítica” frente a algunos abusos y acciones injustas, convirtiéndose en la voz de quienes no tienen voz, protegiendo a los enfermos más débiles y marginados, defendiendo y protegiendo sus derechos.

Esta Comisión de Pastoral Integral de la Salud ha de promover hoy y ahora una pastoral de la vida dirigiendo toda su atención no solo para acompañar a los enfermos graves y terminales, sino promover la calidad de vida a los enfermos crónicos, ancianos, enfermos mentales, etc.

(Rev. Diac. Enrique “Kike” Santiago del Valle | Comisión Diocesana)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here