Inicio Editorial y Ampliando IA, ¿peligro o salto tecnológico?

IA, ¿peligro o salto tecnológico?

0
144
Getting your Trinity Audio player ready...

La Inteligencia Artificial (IA) llegó con intenciones de quedarse. Científicos y cineastas desde hace décadas sueñan, coquetean y hasta meten miedo con la IA. Los avances exponenciales que ha traído al campo digital obligan a reflexionar sobre el tema, ya no como un sueño en el que los robots con aspecto humanoide hacen el trabajo de limpieza, sino como una realidad que puede afectar -¿para bien o para mal?- la cotidianidad y la sociedad. ¿Pero qué realmente es la IA? ¿Pudiera ser peligrosa? Claro, en el batey boricua de bellos amaneceres y en las zonas industriales todo suena a beneficio. Pero para los hermanos en suelo de guerra, donde algunos cantan en la guerra todo se vale, esta herramienta significa un arma letal en uno o ambos lados de la zona de fuego.

La Real Academia Española define IA como una disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico. El término fue acuñado por primera vez durante la conferencia de Darthmouth en el 1956 por John McCarthy, científico estadounidense. Desde ese entonces, causó temor y, por qué no, emoción. Lo usual es que las computadoras son equipos a los que se les programa para realizar una función específica, no mezclan ideas, emiten juicios, analizan o sospechan, sino que llevan a cabo una función.

Francisco y la IA

El Papa Francisco se ha pronunciado en torno a que la IA se utilice con ética y que sirva en el camino de la paz. En su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2024 -celebrada el 1 de enero de 2024- explicó que “si agravan las desigualdades y los conflictos no pueden considerarse verdadero progreso”. En este mensaje, titulado “Inteligencia Artificial y paz” el Sumo Pontífice planteó una muy interesante, urgente y pertinente reflexión sobre las posibles virtudes que describe como “oportunidades apasionantes” y posibles vicios como “riesgos graves” que puede significar la IA en su uso no regulado como armas “inteligentes”.

Opiniones encontradas

Stephen Hawking, físico teórico, fue uno de los científicos que advirtió en varias ocasiones del peligro que pudiera causar la IA. En su columna para el periódico The Guardian a principios del 2016 el fenecido cosmólogo sostuvo que la IA destruirá los trabajos de la clase media “donde solo sobrevivirán los roles creativos y de supervisión”. Esto refiriéndose a que la automatización en las fábricas diezmará los trabajos en la manufactura. El científico ateo admitió en aquel momento que la humanidad vive “el momento más peligroso”.

Otro de los más influyentes de la industria tecnológica, el multimillonario fundador de Microsoft, Bill Gates, ha insistido que pertenece al grupo que se preocupan por la IA, que las máquinas realizarán cantidades exorbitantes de trabajo como algo positivo “si lo gestionamos bien, pero unas décadas después de aquello, la inteligencia será lo suficientemente fuerte como para ser una preocupación”. No obstante, es necesario destacar que Microsoft tiene varios proyectos de desarrollo de IA.

A estos dos se suma Elon Musk, cofundador de Paypal y fundador de Tesla Motors, SpaceX, Starlink y uno de los mayores voceros en contra de la IA. El también inventor e ingeniero llegó a sostener en un discurso en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) que la IA será la amenaza existencial mayor para la humanidad: “Con la inteligencia artificial, estamos convocando al demonio”. Musk basa sus expresiones en que la IA podrá avanzar de manera sumamente rápida y los seres humanos quedarán rezagados.

IA vence a campeones

Por otro lado, la IA disponible en la actualidad se ha aplicado a diversos campos con éxito logrando un gran desarrollo. Algunos de estos en la lingüística computacional, la medicina, robótica, mecatrónica, videojuegos seguridad, edición de fotos y videos y análisis de sistemas. Japón es uno de los países donde se realiza mayor cantidad de proyectos con la IA. Este es el caso del Instituto de investigación Riken que actualmente aplica la IA a una súper computadora con el fin de crear nuevos medicamentos y disminuir el tiempo de desarrollo de estos que es aproximadamente 10 años, según el portal Shutterstoc. 

Pero, la comunidad científica y tecnológica quedó impactada a mediados del 2016 cuando Google puso a prueba a AlphaGo en un juego Go (juego tradicional de Asia oriental con alto contenido de estrategia) contra un campeón mundial. AlphaGo jugó tres partidos y le ganó tres veces al campeón. En 1997 ocurrió algo similar, Gary Kasparov sucumbió en el ajedrez frente al Deep Blue de IBM. Pero, estas computadoras solo analizaban millones de movimientos mediante programas. Hoy día se habla de redes neuronales artificiales y computadoras que analizan y pudieran pensar.

Mientras la IA se aplica a distintos entornos de trabajo, genera ganancias exorbitantes a unos pocos y cada vez gana más terreno la súper inteligencia digital, el mundo se pregunta por las ventajas y los potenciales peligros para los que se puede usar esta tecnología. ¿Hasta dónde puede llegar la IA? ¿Cuánta regulación se le aplicará? ¿Se puede contener? ¿Se está utilizado de manera ética? ¿Sirve a la paz o a la guerra? ¿Puede ayudar a la evangelización? Son preguntas que quedan en el tintero ya que solo el tiempo ayudará a responder.

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com 

X: @Enrique_LopezEV