Inicio Camino, Verdad, Vida Amor y protección a niños por 25 años 

Amor y protección a niños por 25 años 

0
117
Getting your Trinity Audio player ready...

En la actualidad, se ha comprobado que la familia es la institución más afectada por ciertas problemáticas sociales, como el aborto, la violencia, el crimen, el alto costo de vida, la falta de compromiso de los padres con sus hijos, entre otros. Son muchos los que llegan a hogares sustitutos con trastornos y traumas… Por eso, para atender y contrarrestar este tipo de problemáticas, la Iglesia Católica dedica esfuerzos continuamente mediante el servicio a las comunidades desprotegidas como los pobres, los niños y los ancianos. 

Para proveer una mejor calidad de vida y oportunidades para salir hacia adelante a menores de edad, en la Diócesis de Arecibo se estableció hace 25 años un hogar infantil que acoge niños y niñas de hasta 8 años de edad. “Si nadie te ama, nuestra alegría es amarte” es el pensamiento con el que el Hogar Infantil Santa Teresita del Niño Jesús de Arecibo ha recibido desde el 1999 a más de 600 infantes de todo Puerto Rico. 

La misión de esta institución sin fines de lucro es brindar albergue y protección a niños que han atravesado por patrones de maltrato, han sido abandonados por sus familiares o removidos de sus hogares por el Departamento de la Familia.

Viendo la necesidad de atender la problemática del abandono o maltrato físico y verbal a menores de edad en la zona norte de la Isla, la Hermana Gilma Osorio –cofundadora del Hogar– narró a este semanario que las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen fundaron junto a la Diócesis de Arecibo el Hogar Infantil Santa Teresita para acoger principalmente a niños recién nacidos. 

Sin embargo, con el pasar del tiempo vieron la necesidad de admitir también infantes de hasta los 8 años que incluso han sido víctimas de abuso sexual, maltrato físico o verbal y han sido desatendidos o desamparados por sus padres y no tienen otros familiares que puedan cuidar de ellos. Estos permanecen en el Hogar por un máximo de 18 meses, mientras asisten a la escuela, se desarrollan en aspectos sociales y personales, y son acompañados con amor por profesionales. 

Son tantas las historias que la hermana Gilma y la administración del hogar han escuchado a través de los años, pues las situaciones que han atravesado estos infantes no han sido muy alentadoras. Por eso, “transformar las condiciones de vida de los niños” es la visión que tienen como institución, promoviendo a los pequeños los valores morales y cristianos, como amor, respeto, perdón, empatía, honestidad, integridad, y muchos más, pues “los niños son como esponjas” que absorben todo lo que se les enseña, comentó la Sra. Melba Arbelo, directora del Hogar. 

Diariamente, los niños son atendidos por profesionales de la salud física y emocional, así también le brindan servicios de tutorías, acompañamiento espiritual y catequesis, terapia psicológica, del habla y ocupacional, actividades recreacionales de música, deportes y manualidades, entre otras. 

Historias 

Por su parte, Melba recordó el momento en que llegó un caballero hace un tiempo al hogar. Todos pensaban que se trataba de alguien que llevaría una donación, pero resultó ser un joven que había pasado en sus primeros años de vida por dicha institución y quería recordar su estancia allí y testimoniar lo beneficioso que fue para él su crecimiento en el Hogar, al punto de que hoy cuenta con su propia familia e hijos. “Quiso volver al lugar donde estuvo y recibió el amor del cual conservaba un bonito recuerdo”, añadió Arbelo. 

Otro día recibieron la sorpresiva visita de una familia que había adoptado a una niña que permaneció en Santa Teresita por unos meses. Esta le contaba emocionada a su padre lo que había vivido allí y le mostró el cuarto donde dormía. 

Sin duda, son historias que llenan de satisfacción a cualquiera, pues el servicio ofrecido en instituciones como esta impacta positivamente la vida de los niños y los forman como personas de bien. 

Extiende tus manos 

Con el favor de Dios, el Hogar Santa Teresita cuenta actualmente con el apoyo de la Diócesis de Arecibo y la Parroquia en Arecibo que lleva el mismo nombre, ubicada aledaña al Hogar. De hecho, también Catholic Extension ha apoyado desde hace unos años los servicios al reconocer la labor del Hogar con el primer lugar de los premios Lumen Christi en el año 2016. Además de eso, Fondos Unidos, el Departamento de Justicia, el Depto. de Salud, y otras instituciones se han comprometido con la misión de proteger y velar por el bienestar de los menores de edad que son recibidos en el Hogar Santa Teresita. 

Este “es un lugar de luz y bonanza, de amor”, expresó Melba. Así que, si deseas ser parte de la ayuda que se le ofrece a estos niños en el Hogar Infantil Santa Teresita del Niño Jesús de Arecibo, puede hacerlo a través de donativos enviando su cheque o giro postal al Hogar Infantil Santa Teresita del Niño Jesús Inc. a la dirección: P.O. Box 140057 Arecibo, Puerto Rico 00614. Para más información, puede comunicarse al (787) 817-6651 o al (787) 650-7731. Recuerda, “todo el bien que haces a tus semejantes, lo habrás hecho para Dios”. 

Jorge L. Rodríguez Guzmán 

j.rodriguez@elvisitantepr.com 

X: jrodriguezev