Getting your Trinity Audio player ready...

En Puerto Rico, mucho se ha comentado durante los últimos años sobre la escasez de médicos. Un factor importante que ha contribuido a esta escasez es la migración de médicos a otros países, principalmente a Estados Unidos. Según oficiales del Departamento de Salud, más de 8,000 médicos han dejado de ejercer la medicina en PR en los pasados 13 años. La escasez de médicos es un hecho alarmante, especialmente porque nuestra población ha ido envejeciendo y las necesidades de servicios de salud son mayores para la población envejeciente.

De acuerdo con el Colegio de Médicos Cirujanos, el 60% de los doctores que prepara la Isla se van a trabajar fuera del País, muchos a Estados Unidos. Por esa razón, la entidad ha estado reclamando por varios años que se desarrolle una política pública efectiva para retener e incluso fomentar el regreso de los que se han ido.

Es importante recordar, sin embargo, que la escasez de médicos es un problema global, vinculado no solo a la emigración, sino a cambios demográficos y a adelantos técnicos en el campo de la salud. En Estados Unidos, hacia donde migran la mayor parte de los médicos formados aquí, casi uno de cada tres médicos es extranjero. Los países del Caribe parecen ser los más afectados por el éxodo, alcanzado tasa del 50-75% de migración, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). 

En Puerto Rico se ha optado por seguir el modelo de salud de los Estados Unidos. Este modelo, contrario al de muchos países europeos, no cuenta con accesibilidad universal a los servicios y está sustentado casi exclusivamente por planes médicos, sean estos privados o gubernamentales (como Medicare, Veteranos, Medicaid).  No existe una planificación integral para cubrir las necesidades de salud, iniciando con la falta de preparación de médicos en muchas especialidades, obligando a los recién graduados a emigrar para realizar sus residencias. De esta forma, muchos desarrollan sus carreras fuera del país, no solo por motivaciones económicas sino también por la posibilidad de utilizar tecnologías más avanzadas y obtener un mayor desarrollo profesional.

Hasta el momento el gobierno ha desarrollado medidas para promover la retención de médicos con poca efectividad. Los médicos por su parte se han mantenido firmes en su presentación de alternativas que entienden pueden reducir el problema de la emigración de profesionales de la salud. Las alternativas propuestas conllevan repensar la organización de los recursos, incluyendo el desarrollo de las facultades médicas, aumentar las plazas de residencias para especialistas y sub-especialistas, facilitar la integración de los recién graduados en el sistema de salud y revisar la estructura del sistema, controlando el predominio de las aseguradoras de salud en todo el sistema de salud.

Desde la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia, es responsabilidad del estado garantizar el acceso de todos los ciudadanos a un sistema de salud de calidad. La salud es un componente esencial del bien común, que le corresponde al estado proteger y garantizar (CDSI, 166).  Según el reporte “Panorama de la salud 2021” de la OCDE, entre los diferentes factores que afectan la calidad de los servicios de salud, la falta de personal ha sido más limitante que el número de camas de hospital o el equipamiento técnico. Por tal razón, la retención de médicos y otros profesionales de salud, debiera ocupar un lugar importante en las prioridades del gobierno. La participación de los médicos y profesionales de salud, al igual que la de los pacientes en esta discusión es importante y deben ser escuchados. El objetivo de estas discusiones no debe ser meramente económico. Hay que ser creativo, aprender de la experiencia de otros países. La salud no debe ser un negocio, porque es un derecho humano fundamental.

Ha dicho el Papa Francisco: “Quiero pedir a los gobiernos de todos los países del mundo que no olviden que un buen servicio sanitario, accesible a todos, es una prioridad. Si esto no ha ocurrido hasta ahora, añade, se debe también a la mala gestión de los recursos y a la falta de un compromiso político serio”. (Video de la Red mundial de Oración en abril de 2022)

(Puede enviar su comentario al correo electrónico: casa.doctrinasocial@gmail.com).

Nélida Hernández

Consejo de Acción Social Arquidiocesano