En estos días muchas familias están separadas porque uno de los padres está en Estados Unidos, en un trabajo nuevo o en la búsqueda de uno, para ofrecerle un mejor porvenir a su prole. Ante esta situación es necesario que antes de que uno de los padres se vaya se sienten a discutirlo en familia.

Para la profesora Ada I. Kercadó Robles, directora de la Clínica Interdisciplinaria de Servicios a la Comunidad de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, es vital explicarle a toda la familia el porqué de esta decisión. “Como pareja hay que estar consciente de que este es un proceso complejo, pero que es necesario establecer metas realistas para la familia. Tenemos que saber cómo vamos a manejar esa comunicación familiar y cómo van a continuar las cosas aunque uno de los padres no esté”, indicó.

Sobre quién será el encargado de velar por la disciplina de los hijos, expresó que eso le corresponderá al padre que sea el custodio en ese momento. De inmediato, aclaró que eso no significa que el padre que esté ausente va a estar enajenado de lo que ocurra, pero los permisos y decisiones del día a día recaerán en el padre que se quede con ellos. “Si de antemano hablamos con ellos y les explicamos que mientras uno de los dos no esté las cosas se van a hace de esta forma, no debería haber mayores problemas”, afirmó la también psicóloga clínica.

Enfatizó que sin importar la edad del niño hay que explicarles lo que va a ocurrir. “Dependiendo de su nivel de desarrollo y comprensión hay que ser bien claros con ellos y darle los detalles necesarios de acuerdo a su edad. Es vital permitirles que se expresen porque los miedos de los adultos son similares a los de los niños”, sugirió.

A su vez, dijo que tanto los más pequeños como los adolescentes pueden reaccionar de diferentes formas ante la ausencia de uno de los padres. “Pueden sentir coraje, tristeza, sentirse inseguros, abandonados, que no son tomados en cuenta. Incluso se pueden sentir hasta culpables. Todo esto podemos minimizarlo hablando para que se sientan parte de la nueva realidad que va a experimentar la familia”, expresó.

De otra parte, la profesora indicó que la tecnología ofrece muchas alternativas para ver a las personas aunque estén lejos, pueden valerse de ellas para que la familia pueda sentirse unida. “Establezcan horarios para verse a través del teléfono o la tableta como familia y de manera individual. Utilicen mensajes de textos y fotos para que el padre que está ausente pueda saber todo lo que ocurre con su familia hasta el momento que vuelvan a unirse”, destacó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here