En la continuación de la entrevista que le hizo El Visitante al Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuán, O.A.R., primer cardenal panameño y presidente de asuntos económicos del CELAM, el Prelado compartió su visión sobre los desafíos que enfrenta la familia actualmente. Al tiempo aprovechó para invitar  a los jóvenes puertorriqueños a participar de las Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Panamá en el 2019.

EV: A la luz de Aparecida, ¿qué se espera del discípulo misionero puertorriqueño ante una sociedad que se descompone por las crisis económica?

CL: “Nuestros países Latinoamericanos, en su gran mayoría son católicos cristianos. Lo hemos sido por lo menos. Ahora a lo mejor nos hemos dejado robar el mandado, como decimos en Panamá. No hemos vivido nuestra fe. Nuestros políticos, economistas, trabajadores, legisladores son cristianos, pero no han dejado que su fe toque su vida, su profesión. Hacemos como dicen business is business, ahí no entra Dios. La religión es para mis asuntos privados, Dios no entra al negocio. Excluimos la fe de la mayor parte de nuestras vidas. La consecuencia es clara, la descristianización. No porque éramos más o menos cristianos sino porque los cristianos no asumimos nuestro rol de cristianos para impregnar nuestra vida. El problema es que no estamos conscientes que ser bautizados conlleva un estilo de vida toda la vida, no el ratito en la misa o en la iglesia sino toda la vida del creyente”.

EV: En la actualidad la familia es foco de ofensivas. ¿No le parece que la prioridad debe ser la defensa de la familia instituida conforme a la ley natural?

CL: “Eso tiene muchas aristas. Evidentemente, la familia es objeto de muchos ataques, pero no solamente de afuera. Ahora nos quejamos de que hay leyes que promueven esto o lo otro. Y decimos: un ataque a la familia. Pero, cuántos años llevamos en América Latina, te hablo concretamente de Panamá donde la mayoría de los niños nacen fuera del matrimonio… Sin necesidad de que hubiera nadie que atacara la familia… Ahora sí, nos rasgamos las vestiduras porque hay movimientos que no los comparto y no los acepto. Pero, tenemos que ir más al fondo de las cosas porque si no estamos poniendo paños tibios y la fiebre nunca está en las sábanas”.

 

EV: Ante la ola mundial que redefine a la familia y promueve la perspectiva de la ideología de género, ¿qué consejo dirige a los matrimonios y las familias amenazadas por los lobbies que impulsan dicha agenda?

 

CL: “Evidentemente, nosotros tenemos que rescatar la identidad cristiana de la familia. Nos compete a todos los cristianos. Tenemos que defenderla, no a capa y espada. No se trata de salir a hacer una guerra ni condenar a nadie. El hecho que defienda que la familia es un derecho de la persona humana y que la familia surge del matrimonio entre un hombre y una mujer no significa que voy a ir a patadas con los que no cumplen con eso, no. Defender mi identidad cristiana no significa que voy a entrar en guerra con los que viven de otra manera. Nosotros tenemos que tomar en serio lo que somos, mirarme a mí mismo y ver hasta dónde yo hago visible, hago comunicable ese ideal de vida, de familia que tengo”.

EV: La JMJ 2019 se celebrará en Panamá, que se prepara para el magno evento. ¿Cuál es su mensaje para los puertorriqueños en la coyuntura de este gran acontecimiento que se celebrará en la Región?

 

CL: “Que lo aprovechen, que aprovechen la cercanía y la posibilidad. Otras veces nos quejamos que hay que ir hasta Europa, Oceanía, Asia, ahora lo tenemos aquí a la vuelta de la esquina. Es la oportunidad que nos brinda el Papa Francisco para que esté a nuestro alcance. Nuestra exhortación a todos los jóvenes puertorriqueños es que participen y se preparen para participar en la JMJ en Panamá”.

 

EV: Cardenal, un saludo a todos los puertorriqueños.

 

CL: “Que a todos y a todas los bendiga el Señor. Hemos pasado un par de días en una encomienda muy especial en la Universidad Pontificia y creo que hemos sido testigos de una gran acogida por parte de las autoridades de la Universidad y de las personas con las que nos hemos encontrado. Que todos y todas seamos capaces de vivir nuestra vida con honestidad”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here