“Es una sensación de afinidad espiritual tan cercana como cuando estaba en mi vientre, así de fuerte es el latido del corazón de una madre cuando su hijo está en la guerra”, esas fueron las palabras de la Dra. Sonia Santiago, presidenta de Madres contra la guerra, cuando recordó el tiempo que su hijo estuvo destacado en Iraq.

La también psicóloga recibió a El Visitante, previo a la conmemoración del Día de las Madres y narró la terrible experiencia que vivió los 17 meses que su hijo pasó como infantero, soldado que va al frente abriéndole camino a los demás, y los describió como los más difíciles de su vida. “El corazón de una madre se va con el hijo al escenario bélico. Yo estaba como robotizada acá, pero mi mente y mi corazón estaban con mi hijo allá. El saber que tu hijo está expuesto continuamente día y noche a la muerte es una cosa espantosa. Cada vez que un carro desconocido se estacionaba cerca de mi casa mi corazón se me iba del pecho”, rememoró.

Tras casi 1 año y medio sin ver a su hijo, el encuentro entre ellos se dio en una base militar en Luisiana, para llegar allí tuvo que tomar un avión hasta Texas, conducir por casi 3 horas a través del desierto para abrazar nuevamente a su retoño. “Él no sabía que yo iba a estar allí. Llegó flaquito y prieto porque cogió mucho sol en el desierto, cuando me vio imagínate se me tiró encima y me abrazó. Fue algo único, un abrazo eterno, no quería soltarlo”, expresó emocionada.

De otro lado, compartió que durante su juventud se unió a Mons. Antulio Parrilla, Obispo Auxiliar de Caguas, para persuadir a los jóvenes para que desistieran de ir al ejército. Había comenzado la Guerra de Corea y como parte de las actividades que realizaba el grupo, acudían a las diferentes facultades de la Universidad de Puerto Rico (UPR)para convencerlos de no enlistarse.

Sobre este particular, confesó que recientemente se encontró en el Viejo San Juan con un caballero que le dio las gracias por haberle salvado la vida. Cuando ella preguntó ¿cuándo ocurrió eso? Él respondió que tenía planes de entrar al ejército y en la cafetería de la UPR ella lo persuadió y él desistió. Le dijo también que la mayoría de sus amigos que sí fueron a la guerra regresaron heridos o muertos.

Por eso, para esta madre fue muy impactante cuando un día su hijo, luego de pasar 10 meses buscando trabajo, le informó que el próximo día tomaría un avión que lo llevaría a la base militar para comenzar su entrenamiento porque se unió al ejército, “a mí se me cayó el mundo”.

La mujer que es católica practicante, enfatizó que la guerra en Iraq comenzó el 19 de marzo del 2003 y en mayo de ese mismo año decidió fundar el grupo Madres contra la guerra, organización pacifista anti militar que tiene tres objetivos principales; red de abogados para ayudar al militar a dejar la milicia, amparándose en la objeción por conciencia, derecho del militar, al que puede acogerse un soldado en cualquier momento, por razones éticas, morales o religiosas. “Es un protocolo molestoso, pero no imposible. Hemos orientado a varios exitosamente, y exhortamos a los militares a acogerse a esto, es su derecho”, expresó.

La segunda finalidad, es orientar a la juventud para que no firmen un contrato militar. “No se dejen llevar por lo que les dicen los reclutadores que van a ganar dinero y que van a estudiar. Después de estar en la guerra llegan tan mal que es muy difícil que puedan hacerlo. Son cantos de sirenas que se convierten en pesadillas”, alertó. Y el tercero, es brindar apoyo a las madres y familiares que pierden sus hijos en la guerra.

Por último, Santiago lamentó que su hijo regresó con varias condiciones de salud relacionadas con su experiencia bélica: entre ellas: Síndrome post traumático del estrés, tres discos herniados. Así como osteoartritis y osteoporosis provocado por haber recibido en un periodo de 2 semanas cuatro dosis de la vacuna contra el Antrax, sin esperar el tiempo requerido entre cada una. “Mi hijo es un muchacho de 34 años que no puede trabajar, le dan ataques de ansiedad y de pánico. Está deshabilitado, pero gracias a Dios está conmigo”, puntualizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here