El pasado 12 de agosto la Arquidiócesis de Managua, Nicaragua, emitió un comunicado para avisar que la procesión-peregrinación con la imagen de la Virgen de Fátima por motivo de la conclusión del Congreso Mariano que realizarían era prohibida por la policía nacional. Como emisarios de paz, invitaban a los fieles a ir directamente al interior de la Catedral Metropolitana “a pie o en sus vehículos particulares, haciéndolo de forma pacífica para rezar por la Iglesia y Nicaragua”.

La Iglesia que peregrina en Nicaragua ha sido abatida y perseguida por el gobierno en las últimas semanas. El duro hostigamiento, según el mismo Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM) ha consistido en “el asedio a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas, la profanación de templos y el cierre de radios”.

La Santa Sede, el CELAM, varias conferencias episcopales incluida la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP), cardenales y obispos del Continente de América han levantado su voz para visualizar y denunciar este atropello y tragedia y al mismo tiempo solidarizarse con la Iglesia en suelo nicaragüense. Todos unen sus voces para expresar un dolor profundo que lleva a la indignación. Incluso, la Organización de Estados Americanos, OEA, condenó en votación mayoritaria el acoso del gobierno nicaragüense contra la Iglesia. Todo católico boricua debe repasar las palabras de la CEP en su clamor por la hermana Iglesia de Nicaragua. (Ir a la pág. 2)

Se hace urgente edificar puentes de diálogo, unidad y paz. Es impensable que se quiera coartar el derecho al culto y expresar la fe públicamente. Nuestros hermanos nicaragüenses dan cátedra de aguantar el atropello y llevar la paz. Así como lo hizo Jesús en su Pasión… Ellos serán transfigurados en la fe…

Mientras, orar por nuestros hermanos, que están a aproximadamente 2,000 kilómetros, se hace urgente. Unamos nuestra voz y oración a la Santa Sede, al CELAM y a la CEP para elevar una plegaria a la Santísima Trinidad por la Iglesia que peregrina con dificultades en el bendito suelo de Nicaragua. En la plegaria, también incluir al Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, demás obispos, clero, religiosas, religiosos y fieles nicaragüenses.

Inmaculada Concepción, Patrona nicaragüense, María Madre de la esperanza y Virgen María, Madre de la Iglesia y Reina de la paz… Ruega por la Iglesia Católica de Nicaragua…

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com

Twitter@Enrique_LopezEV 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here