Ing. Agron. Ramón Núñez Almonte  | Botánico y Nutriólogo


El anuncio de de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarando el Zika una urgencia de salud internacional nos mueve a la búsqueda de todas las formas posibles de control y tratamiento, ya que se calcula que para el próximo año surgirán cuatro millones de casos en el Continente Americano.

El Zika es transmitido por la picadura de un mosquito (Aedes aegypti o el Aedes albopictus); y pueden existir otras formas de transmisión. Su nombre deriva de la región del África donde se detectaron los primeros casos. No está catalogado como muy letal por las autoridades sanitarias, a excepción en aquellos individuos que tienen su sistema inmunológico comprometido, tales como los diabéticos, niños, ancianos, enfermos de cáncer, sida, etc. Sus efectos en el sistema nervioso, muy en especial en el feto, impiden el desarrollo del cerebro, produciendo lo que se conoce como microcefalia. También se ha encontrado que produce el Síndrome de Guillian Barré, una condición de insensibilidad e incapacidad muscular temporal; ya que el sistema inmunológico ataca la mielina, capa que protege los nervios.

En cuanto al ciclo de vida de los artrópodos, el estadio más importante es el de huevo a larva, pues todos prefieren depositar sus huevos en agua limpia acumulada en tiestos, floreros, gomas usadas o cualquier objeto. El Aedes aegypti prefiere las zonas urbanas y cálidas, mientras que el Aedes albopictus opta por depositarlos en huecos de árboles donde se acumula agua, higuera, cocos seco, hojarasca, etc. Y prefiere clima templado. Por tal razón es que se han reportado casos de Zika en zonas frías. Conocido el hecho de que no existe vacuna para esta enfermedad, el verdadero dolor de cabeza para las autoridades sanitarias es la eliminación de los criaderos de los mosquitos.

Entre las soluciones prácticas y sencillas se describen las siguientes:

1-Quemar el mesodermo (jícara) del fruto seco del coco (cocos nucifera) y el carbón orgánico resultante introducirlo en los envases para almacenar agua. Esta es una práctica centenaria, en nuestros campos, cuando nuestros abuelos utilizaban las famosas tinajas de barro para almacenar agua para el consumo humano. Decían que el carbón de coco, además de eliminarle mal sabor, también eliminaba los “gusarapos”, como llamaban a las larvas de los mosquitos.

2-Agregar una astilla de cuaba (Pinus occidentalis, V. caribea) a los recipientes donde se reserva agua.

3-Hervir las hojas de Neem (Antelaea azadirachta) y con el agua resultante asperjar las áreas y envases abiertos donde se pueda acumular agua y que puedan convertirse en reservorios de larvas de mosquito. Esta impide el desarrollo de las larvas y es un excelente antibiótico natural, útil también en el control orgánico de plagas en plantas, garrapatas y otros ectoparásitos.

REPELENTES NATURALES:

1-Extraer el zumo o la tintura de las hojas de Neem o el aceite de las semillas y aplicarlo como repelente en la piel. No se recomienda en los casos de embarazadas.
2-Extraer el zumo o la tintura de la Albahaca, Limoncillo (Citronela), la cascara del fruto de la Naranja, mezclarlo con vaselina o manteca de cacao y aplicarlo en la piel expuesta. También pueden preparar fogatas con estas mismas plantas para espantar los mosquitos.
2-Prepara velas con la tintura de las raíces del Limoncillo (Citronela) y encenderla como repelente. Es un repelente con olor agradable e inofensivo para personas con problemas respiratorios.

RECOMENDACIONES:

En caso de haber contraído la enfermedad recomendamos lo siguiente:

1-Busque atención médica inmediata y considere el aislamiento, de modo que no se constituya en un vehículo de infección para los demás.

2-Mientras espera por atención médica puede consumir jugos naturales de frutas y vegetales como acerola, limón, ajíes (pimientos morrones) rojos licuados con jugo de guayaba, zanahoria, remolacha, etc.

3-Tomar una tasa cada tres horas del té hecho con las hojas de Neem, Quina y cáscara de Almácigo. En los casos de embarazadas no usar el Neem y la Quina, además esta última no puede usarse por más de 15 días; ya que puede producir manchas en el iris. También puede usarse el fruto del Guatapaná, conocido también como Divi divi.

4-El Calostro de vaca. Actúa sobre el sistema inmunológico, porta 44 aminoácidos que transfieren inmunidad de un individuo a otro. Se puede conseguir en las tiendas naturistas, ya que el estómago de los humanos no lo tolera sin procesar por las inmunoglobulinas. El mismo efecto se puede conseguir preparando un ponche con huevos fecundados.

5-Tomar la jalea real. Es un excelente antiviral, además fortalece las defensas y sube la estámina. Se puede conseguir en tiendas naturistas.

6-Tomar tres tazas al día de la infusión preparada con las hojas o las flores de la Moringa (Moringa oleífera), conocida también como Jazmín francés, Rosedá, Angela. No es recomendable usar las semillas, los tallos y raíces. Esta planta es rica en vitamina C, complejo B, minerales y antioxidantes.

7. Añadir levadura de cerveza a las sopas, batidas o puré; rico en minerales, contiene los aminoácidos esenciales y el complejo B que son importantes para la protección de los glóbulos rojos.
Ramón Núñez Almonte es autor de “Los Remedios de Bayiya” (2011); y “La Moringa Buena para muchos, pero no para Todos” (2016). Para contacto: 787-610-8047 o ramonnunezprvc@hotmail.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here