Oficina de Comunicaciones
Obispado de Arecibo

La libertad política de los católicos no pude ser entendida como “libertad” para votar a favor de propuestas que vayan en contra de la moral. Por el contrario, los católicos tienen el derecho-deber de ejercer su voto para defender la verdad sobre la persona humana, el cual no puede ser delegado en otros. Más aún, ningún fiel católico puede favorecer con su voto propuestas que menoscaben la ley moral natural.

Así lo establece la Congregación para la Doctrina de la Fe en su “Nota Doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política”. En ella, esta Congregación vaticana estableció que “La Iglesia tiene el derecho y el deber de pronunciar juicios morales sobre realidades temporales cuando lo exija la fe o la ley moral”. Amplía que “la conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral”. Más aún, establece que una propuesta buena no es suficiente para justificar el voto por un programa que tenga propuestas que vayan en contra de los puntos morales no-negociables.

Sobre estos puntos “no negociables”, subraya a “las leyes civiles en materia de aborto y eutanasia (que no hay que confundir con la renuncia al ensañamiento terapéutico, que es moralmente legítima), que deben tutelar el derecho primario a la vida desde de su concepción hasta su término natural. Del mismo modo, hay que insistir en el deber de respetar y proteger los derechos del embrión humano. Análogamente, debe ser salvaguardada la tutela y la promoción de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto y protegida en su unidad y estabilidad, frente a las leyes modernas sobre el divorcio. A la familia no pueden ser jurídicamente equiparadas otras formas de convivencia, ni estas pueden recibir, en cuánto tales, reconocimiento legal. Así también, la libertad de los padres en la educación de sus hijos es un derecho inalienable”.

En Puerto Rico, estos puntos “no negociables” se vieron implicados en las plataformas de todos los partidos políticos durante el pasado proceso eleccionario, según publicado por esta Oficina de Comunicaciones en octubre de 2012. Por ejemplo, las plataformas de los partidos del Pueblo Trabajador (PPT), Movimiento Unión Soberanista (MUS), Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) apoyaron el reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo. De igual modo, las plataformas del PPT, PPR y PIP apoyaron la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo. Asimismo, tanto el PPT, MUS, PPR, PIP, además del Partido Popular Democrático (PPD) incluyeron como promesa de campaña en sus plataformas el apoyo a la introducción de la ideología de la “perspectiva de géneros” en las escuelas públicas del país. En el caso del aborto, el PPT lo apoyó directamente dentro de su sección de “servicios de salud”.

Otras propuestas en la plataforma del MUS y del PPD fue la aplicación de la legislación de familia (Ley 54) a las relaciones de entre parejas del mismo sexo y adúlteras. En el caso de las relaciones entre parejas del mismo sexo, la presente administración gubernamental no solamente cumplió sus promesas de campaña establecidas en su plataforma, sino que tras la lamentable decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, fue más allá para establecer a través de órdenes ejecutivas y administrativas la adopción de niños por parte de parejas de mismo sexo y el cambio de sexo en las licencias de conducir.

En el caso del Partido Nuevo Progresista (PNP) su plataforma pasada incluía un apoyo expreso a los anticonceptivos, al igual que lo incluían las plataformas del PIP, PPT y PPR.
De cara al próximo proceso eleccionario, han surgido más candidatos y partidos. En el caso de la candidata independiente Alexandra Lúgaro, sus primeras propuestas de campaña presentadas ante la prensa fueron: apoyar el “matrimonio” entre personas del mismo sexo, imponer la ideología de la “perspectiva de género” en las escuelas, impulsar nuevos impuestos a las instituciones religiosas e impulsar la legalización de la marihuana, según reseñado por la agencia de noticias NotiCel el 17 de marzo de 2015, bajo el título “Alexandra Lúgaro presenta candidatura a la gobernación”.

Sobre los posibles candidatos al proceso primarista, queda pendiente evaluar sus propuestas cuando presenten sus respectivas plataformas.

Asoma Partido “Movimiento Ciudadano Pro-Familia”

Por otro lado y dentro de ese panorama político, asoma un nuevo partido político llamado “Movimiento Ciudadano Pro-Familia”, que se define a sí mismo como “Padres, hermanos, hijos, amigos, en fin, ciudadanos comprometidos con nuestros valores y determinados a sostener y mantener los valores de las familias”. La iniciativa surge de ciudadanos que, luego de observar cómo las manifestaciones masivas frente al Capitolio no han sido escuchadas, decidieron entonces actuar como ciudadanos para defender la libertad religiosa, los valores naturales de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer y el derecho de los padres a ser los primeros educadores de sus hijos e hijas según sus convicciones, sin que el estado imponga ideologías contrarias a los valores de los padres (http://mocifam.com/videos.htm).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here