Muchos asocian a Culebra con playas de aguas cristalinas, pero tras la hermosura de sus paisajes, la realidad que a diario viven los culebrenses es otra. Carecen de muchas cosas como supermercados, hospitales, farmacias, tiendas y hasta de funerarias, pero su principal obstáculo es la transportación marítima.

Durante décadas los residentes tanto de Vieques como de Culebra se han quejado de la deficiencia del sistema de transportación marítima que los une a la llamada “isla grande”, como le dicen los que viven en estas Islas a Puerto Rico. El ferry es el principal medio de transportación que tienen para suplir sus necesidades, porque todo hay que traerlo a través de él.

“El costo de vida es más caro porque todo viene de la ‘isla grande’ y lo que el comerciante paga, se lo sube al producto. Por eso, cuando lo vende acá el precio es mayor”, dijo Rubén Vargas Padín residente en la Isla por los pasados 29 años.

El también legislador municipal sostuvo que los culebrenses no tienen supermercados, sino colmados que venden todo más caro. Por ejemplo, un galón de aceite puede costar hasta $14.00. El precio de la gasolina también es mayor.

“No tenemos farmacias, solamente hay una en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT). En los colmados se consiguen aspirinas y pastillas para el dolor. Si no tienen el medicamento que te recetan hay que esperar dos o tres días para que llegue. A menos que uno vaya a Fajardo a comprarlo. Eso si consigue el boleto para montarse en la lancha”, precisó.

Igualmente, destacó que aunque se supone que los residentes de la Isla tienen prioridad para conseguir los boletos de la lancha eso no siempre es así. De otro lado, dijo que hay mucha gente que nunca ha salido de Culebra porque le da miedo ir a la “isla grande”.

“Aquí viven unas 1,800 personas aproximadamente. Todo el mundo se conoce. Si pasa algo cualquiera te ayuda, pero conozco gente que no quiere salir porque tiene miedo de que les pueda pasar algo y nadie les dé una mano”, dijo el padre de dos estudiantes universitarios.

Asimismo, sostuvo que en Culebra hay dos médicos, uno privado y otro que trabaja en el CDT, ambos trabajan de 8:00 de la mañana a 5:00 y 4:30 de la tarde, respectivamente. Por las noches llega otro doctor al CDT para atender las emergencias que surjan.

Si eso ocurre, el doctor determina si es necesario o no enviarlo a Fajardo. “En ese caso, solo si es una emergencia el Municipio costea la transportación en avión. Esto incluye si una mujer va a dar a luz”, admitió.

De otra parte, Vargas Padín detalló que cuando muere un culebrense el Municipio aporta $1,000 porque es necesario llevar el cadáver por avión, prepararlo en Fajardo para entonces traerlo de regreso en ferry para el velatorio. Como no hay funeraria, utilizan el salón parroquial para velar al difunto. “Las flores hay que pedirlas también a la ‘isla grande’. Tenemos un cementerio que se construyó en 1889 y nunca se ha llenado”, manifestó.

Sobre qué hacen los jóvenes en los fines de semana ya que no hay distracciones tales como cines o centros comerciales, el legislador municipal señaló que: “Los muchachos se tiran del muelle. Amarraron una soga del puente elevadizo y mientras no pasan barcos se tiran de ahí”. Al tiempo, dijo que realizan torneos deportivos periódicamente para mantener a los muchachos entretenidos.

De otra parte, Vargas Padín no es natural de Culebra, sino de Camuy aunque luego de 29 años de vivir en la Isla Municipio ya se siente parte de ella. “Hace 31 años que vine a Culebra a acompañar a un sacerdote, ahí conocí a Dorka López Ayala y me enamoré. Estuvimos 2 años de novios y nos casamos. Como ella era nacida y criada en la Isla decidimos quedarnos aquí. Aquí nacieron nuestros dos hijos que ya son universitarios de 25 y 27 años”, aseguró.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here