El pasado lunes, 28 de mayo, a las 10:00 a. m., se celebró la trigésima sexta graduación del Instituto Superior Teológico Pastoral (ISTEPA) Luis Cardenal Aponte Martínez de la Arquidiócesis de San Juan, en el Auditorio San Rafael de la parroquia San José de Villa Caparra.

Los actos comenzaron con el desfile del personal administrativo y los profesores de ISTEPA, y el vicario general de la Arquidiócesis, Rvdo. P. Alberto Arturo Figueroa Morales, en representación deMons. Roberto González Nieves,OFM, Arzobispo Metropolitano.

Durante la ceremonia, amenizada por el Coro Melodía de Esperanza, de la parroquia San Judas Tadeo de Toa Baja, se rezó la Hora Tercia, y un total de 205 estudiantes recibieron certificados por cursos completados en Biblia, Teología General, Celebraciones Litúrgicas, así como certificación de Maestro de Religión y Ministro Extraordinario de la Comunión.

Mons. Francisco Medina Santos, decano del Instituto, recordó en su mensaje las palabras de Jesús en el Evangelio: “Vayan por el mundo entero y evangelicen a los pueblos”, un imperativo que, en la realidad actual, se hace más urgente.

“Hay una doble necesidad de formación para el cristiano: una brota de la fe que quiere ser entendida y conocida como verdadera porque nadie ama lo que no conoce, y otra que surge de la propia constitución humana, es decir, que nuestra conciencia solo descansa en el gozo final de la verdad descubierta y alcanzada”, expresó el presbítero.

Además, explicó que formarse en la fe significa, principalmente, que la fe cristiana tiene que ver con la verdad, que la vida cristiana se aprende, que se da acogida al Espíritu Santo, y que todo cristiano tiene necesidad de relacionarse íntimamente con Dios, de ser amado por Él y amarlo, de conocerlo siempre más y de escuchar su Palabra.

Mons. Francisco Medina, quien fue homenajeado durante la ceremonia por celebrar sus 29 años de vida sacerdotal, dijo, también, que: “La formación cristiana no es para ser más eruditos, sino para comprender cuánto nos ha amado Dios en Jesús, y así saber cómo podemos agradarle siempre más”.

Por otra parte, en el mensaje de graduación, P. Alberto Arturo Figueroa, felicitó a los estudiantes por haber perseverado hasta completar los cursos, y les agradeció “porque no se trata de cualquier tipo de estudio, sino de uno que está íntimamente inspirado por el deseo de conocer mejor la fe católica en toda su variada riqueza”.

Asimismo, resaltó que haber completado cursos en ISTEPA, implica trazar un proyecto de vida, puesto que el hecho de que sea un instituto de teología y pastoral supone que hay que pasar del conocimiento a la acción.

“La Iglesia tiene en ustedes gente ardiendo ya en el fuego de la preocupación por la misión, formando de este modo el corazón de esta nueva generación de discípulos-misioneros que nos pide Aparecida. Felices las parroquias que están hoy aquí representadas por ustedes, pues no hay duda de que su presencia en esas parroquias les enriquece y fortalece para el presente y para el futuro”, concluyó.

(Vanessa Rolón Nieves)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here