Inicio Editorial y Ampliando Carrito de compra

Carrito de compra

0
110
Getting your Trinity Audio player ready...

Es un relato de calle. Los días previos a la Navidad son una vorágine de compras, un caos de gente en clave de tiendas. Muchos buscan los especiales, pero, la tentación del exceso aflorar con la compra impulsiva con la que se adquiere lo que no se necesita, ni se usará. Pero entre todo ese tumulto, resalta una estampa humana que catequiza con el ejemplo de tipo canon bíblico: los hijos que llevan y acompañan a sus padres mayores en las compras. Son una forma práctica de ese honra a tu padre y a tu madre. Los vemos en los supermercados, en las tiendas de venta al por mayor, farmacias, tiendas de ropa…

Hijos e hijas diligentes, responsables y con un claro signo de amor a su primer prójimo. Los vemos sosteniendo el brazo del mayor con falta de movilidad. Los vemos alertando de los peligrosos boquetes del camino y la acera. Los vemos cargando los paquetes de compra, ayudándolos a montarse al carro. Dedicar tiempo para este gesto es amor concreto que invita a la reflexión, es una forma de evangelización. Confieso que este ejemplo también lo he visto de sacerdotes con sus padres en el supermercado.

También es usual ver a hijos protegiendo a refunfuñones a sus viejos de los productos altos en sodio, azúcares o grasas que les complicarán la presión o les treparán el azúcar y los “trigli”. ¿Mientras uno echa lo prohibido, el otro saca discretamente el delito a la salud? Más allá de la controversia, la certeza es que el tiempo pasa y no discrimina. Pero, es hermoso ver cómo un hijo se convierte en cirineo del prójimo con juventud acumulada que le ha amado con sus virtudes, talentos y defectos desde aquella alegre noticia cuando se enteró de su llegada a este mundo.

Cito nuevamente al Papa Francisco en sus palabras del 26 de febrero de 2016 cuando dirigió un mensaje a los participantes del Congreso Internacional organizado por el Consejo Pontificio Cor Unum. Explicó el Papa que los cristianos estamos llamados a ser testigos del amor en el mundo para enfatizar que: “caridad y misericordia están estrechamente vinculados porque son el modo de ser y de actuar de Dios: su identidad y su nombre”. Ciertamente estos hijos diligentes -sean de sangre, de crianza, adoptivos, espirituales o un prójimo heróico- son ejemplo cotidiano de ese modo de ser y actuar de Jesús hoy. El Divino Maestro igualmente habría acompañado y ayudado a hacer compras a doña María. Y también con el siguiente prójimo. A las puertas de conmemorar la Navidad, ¿qué obra buena tienes para ofrecer al Niñito Dios como ofertorio?

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com 

Twitter: @Enrique_LopezEV