Como si se tratara de una brigada de energía eléctrica, los catequistas de la Catequesis Familiar Integral (CAFI), de las diócesis Fajardo-Humacao fueron energizando con su luz, en la confraternización de Adviento, celebrada el pasado sábado, 9 de diciembre, en el Colegio Diocesano Santiago Apóstol. Mientras una madeja de hilo era lanzada de un catequista a otro, se fue creando un entramado de hilos de amor y vibras positivas, al identificarse cada uno con su nombre, seguido de la frase “Yo soy la luz de mi parroquia”.

Esta dinámica de integración sirvió de preámbulo para una mañana llena de oración, reflexiones y trabajo en equipo. Bajo el tema Se acerca la llegada de la Gran Luz y enmarcados en la cita bíblica de Isaías (9, 2), se reflexionó acerca de la diferencia entre no tener luz y no tener energía eléctrica, pues a pesar de que muchos aún carecen de dicho servicio, la luz de la gracia de Dios misericordioso los acompañó en los momentos más oscuros de los sucesos acontecidos antes, durante y después del paso de María.

El Adviento los preparó para la llegada de “La Gran Luz”, profecía que se cumple año tras año con el nacimiento del Niño Jesús en el corazón.  Dirigidos por Padre Antonio Cartagena Veguilla, vicario general de la Diócesis de Caguas y párroco de la parroquia San José de Gurabo, los participantes compararon las reflexiones de Adviento propuestas por los últimos tres Sumos Pontífices de la Iglesia Católica: San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Papa Francisco. Cerca de 50 catequistas se dividieron en ocho grupos, para analizar las ideas desarrolladas en las lecturas y realizar diagramas de conceptos, que luego fueron discutidos en plenaria. La actividad culminó con el propósito de capacitar y brindar herramientas a los catequistas para que las pongan en práctica con los niños y jóvenes de sus respectivas parroquias, el equipo de coordinación de CAFI estuvo a cargo del taller práctico Enciende la Navidad con tu guirnalda de buenas acciones. En esta actividad cada subgrupo realizó una guirnalda de luces de navidad en papel, escribiendo en cada bombilla una acción positiva que realizaron durante la época de Adviento. Al final imploraron que no quede ni un solo “bolsillo” sin la luz del Padre; celebrar con alegría la llegada de la gran luz, siendo reflejo de la luz de la gracia y el amor de Dios, dando la mano al hermano.

(Gedisha Meléndez Caballero)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here