Acogedora, sencilla, pequeña y digna. Así es la capilla de Radio Oro y Radio Paz, cuya bendición se llevó a cabo el  sábado, 19 de mayo a las 3:00 p. m., en la Santa Misa presidida por el Arzobispo de la Arquidiócesis de San Juan, Monseñor O. Roberto González,OFM y, junto a él, el Reverendo Diácono Martín Rosado Yambó.

La capilla, que tiene como patrón al beato puertorriqueño Carlos Manuel Cecilio Rodríguez, es ahora el centro de las instalaciones de las radioemisoras católicas, pues cuenta con la presencia viva y real de Jesucristo en la Eucaristía, Sacramento que, sin duda, hará mucho más fecundos los proyectos e iniciativas que allí nazcan.

“Me conmueve mucho poder bendecir esta capilla que da inicio a una misión de comunicar, compartir y testimoniar el Evangelio de Jesús a través de redes radiales. Es una parte ya indispensable de nuestra misión como Iglesia llevar el mensaje de Jesús Resucitado a todos los rincones de Puerto Rico a través de esta emisora radial”, dijo el Arzobispo durante la homilía.

Recordando que ese día era la víspera de la Solemnidad de Pentecostés, Mons. Roberto González, señaló que: “Esta capilla es un pequeño cenáculo, una pequeña Jerusalén, donde celebramos, recordamos y perpetuamos el Misterio Eucarístico”.

Seguido de la homilía, se realizó la bendición y ornamentación del altar para la consagración y la comunión, momentos que dieron paso a la reserva del Santísimo en el tabernáculo que, como también explicó el Arzobispo, tiene la forma del globo terráqueo, “que para nosotros debe significar que la misión de Jesús se lleva a todos los pueblos y a todas las naciones”.

De otro lado, el Gerente General de las estaciones de radio de la Arquidiócesis de San Juan, Alan Corales, expresó su profunda alegría por ver realizado este anhelo que, según manifestó: “Concluye una parte esencial de mi apostolado dentro del proyecto de las emisoras de radio y, específicamente, de Radio Paz, que es la que ha sido dedicada al sentido evangelizador de nuestra Iglesia”.

Resaltó, además, la importancia de que, en medio de la jornada laboral, el equipo de trabajo y todos los que lleguen allí, cuenten con un espacio privilegiado para “estar ante Él, hablar un rato con Él y exponerle, bien sea la necesidad o el agradecimiento”.

Y, precisamente, la profunda gratitud de Alan Corales, así como del equipo de trabajo y los colaboradores que participaron de este acontecimiento, era evidente en sus palabras y gestos.

“Tengo que agradecer las oraciones, la participación y su tan desinteresada aportación. Con un poquito de allí y un poquito de allá, todos hemos logrado ese caminar. Primero nos debemos a nuestro Señor, pero también a todas esas personas que han colaborado con nosotros”, indicó Corales, y añadió: “Estamos de pláceme en este mes de mayo, mes de la radio, tenemos mucho que agradecer y también mucho por hacer”.

Vanessa Rolón Nieves

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here