Durante mayo se celebra el día de las madres. Aunque ese instinto materno es un torrente de amor que fluye los 365 días para las que ostentan el título de mamá -por vía natural o adoptiva-. Un día al año no basta. Para comprender la esencia de esta festividad hay que observar a la Virgen María, madre de la misericordia y de la providencia. No mencionarla en el día de las madres es un olvido de hijo distraído.

La maternidad es como un reflejo de las virtudes de María, la nueva Eva, quien con su proceder demostró lo que llamaría las bienaventuranzas de la madre boricua. Bienaventuradas las madres protectoras, las fieles, las obedientes a los designios de Dios, las valientes, las sacrificadas, las luchadoras, las laboriosas, las esperanzadoras, las cálidas, las providentes, las misericordiosas, las alegres y las rebosantes de ternura y amor. Ellas, con un corazón puro, verán a Dios (Mt 5, 8). Estas madres son las que construyen a Borinquen en sus cimientos, en la fe y en los valores más profundos de cada boricua. Su responsabilidad es suprema, su bendición también. 

Las madres boricuas tienen la mayor referencia de la maternidad como ejemplo. María Madre de la Divina Providencia, patrona nacional, se muestra como esa imagen nítida de maternidad. Su mirada está fija en el Hijo, no se perteneció, no ambicionó, no se distrajo, todo lo dio sin esperar nada y solo sirve a Dios. María es la maestra de la verdadera maternidad. Después de Jesucristo que nos dejó a su madre, ella es la referencia más cercana y fiel del amor de Dios con nosotros. Borinquen está bajo el amparo de la Madre de la Providencia. 

Para muchos esta celebración por las madres es una mezcla de sentimientos marcados por la ausencia física. Aunque el mayor de ellos es el agradecimiento por tanto amor y enseñanzas recibidas, que se valoran más ahora. En el corazón de María en la patria celestial habitan esas madres que tanto lucharon hasta contra pruebas improbables de ganar. Ellas sirvieron hasta que su luz se apagó. La muerte no es el fin, hoy esperan con alegría.

Enrique I. López López
e.lopez@elvisitantepr.com 
Twitter: @Enrique_LopezEV

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here