Para los adultos mayores, mantener lazos fuertes de amistad establece la posibilidad de un envejecimiento más feliz, positivo y exitoso. Compartir un pasado lleno de vivencias con otras personas no solo hace que estos encuentros sean placenteros, sino que también estimula áreas específicas del cerebro que mejoran las funciones básicas para la vida diaria. Es ahí cuando la amistad pasa a tener un mayor valor.

“La amistad tiene un componente terapéutico, ayuda mucho a subsanar las pérdidas que se van acumulando en la vida. Las personas en la medida que envejecen se van quedando solas y el tener un grupo de apoyo aunque sea de dos o tres personas -no tiene que ser un grupo grande-, llena ese vacío que es la soledad”, detalló Ada Padró, gerontóloga y fundadora de Servicios de Cuido, Inc.

Estudios indican que la amistad en la edad dorada puede tener funciones importantes como ayudar a afrontar el envejecimiento de manera efectiva, servir de grupo de apoyo, ayudar a superar las pérdidas de seres queridos, mantener una autoestima sana, aumentar la pro actividad y la independencia del individuo, entre otros.

La también psicóloga precisó que hoy día hace mucha falta la herramienta de la amistad y no la de las redes sociales que tanta presencia tiene actualmente, “si no la amistad de tocarse, de estar sentados cerca y compartir eventos, porque la amistad de las redes sociales es muy fría y técnica”.

Padró lamentó que actualmente el suicidio sea una de las principales incidencias sociales. Por ello, enfatizó que la amistad es una herramienta mediante la que se aprende a través de las experiencias de los demás, partiendo desde cómo estas personas interpretaron los eventos hasta cómo resolvieron los traumas vividos.

“Cuando las personas hacen historias de eventos que eran de desgracia y cómo los convirtieron en oportunidades de éxito, eso contagia; pero de igual forma se contagia la amargura. Por eso la felicidad es el resultado de una decisión no importa lo que ocurra. Tenemos que ayudar a los que no necesariamente tienen esa capacidad de ver la felicidad e interpretar los eventos”, destacó.

Según Padró “la vida es muy difícil para vivirla solo”, razón por la que recomendó que “a pesar de que tengan una persona en su círculo de amistades es bueno que hablen o que se vean aunque sea una o dos veces por mes. Es una forma terapéutica el compartir con una persona, tomarse un café, visitar enfermos”.

Recalcó que: “Hay que hacer un esfuerzo para romper con la soledad y buscar amistades y cultivarlas. Si seguimos encerrados en nuestra casa, apartamento no lograremos nada”.

(Para información puede acceder a través de Faceboook: @cuidopr o escribir a serviciosdecuido@gmail.com).

1 COMMENT

  1. Acostumbro cada tarde buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de este
    modo he localizado vuestra página web. La verdad
    me ha agradado el articulo y pienso volver para seguir
    pasando buenos ratos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here