El verano está cargado de temperaturas altas y por eso se vuelve imprescindible hidratarnos adecuadamente. Todos debemos mantener al menos un 50 % de hidratación en nuestro cuerpo.

Este por ciento se puede ver afectado ya sea por falta de ingesta adecuada de agua o por las excesivas pérdidas insensibles de líquidos corporales en los que están incluidos aquellos fluidos que perdemos por las altas temperaturas.

No solo se pierde líquido mientras se orina, sino que también lo perdemos mientras hablamos/respiramos y mientras sudamos. No siempre lo perdemos de forma líquida también como gas. La orina por su parte es un excelente indicador de hidratación puesto que a mayor color (mientras más anaranjada) y mayor olor, el nivel de deshidratación es mayor. Otra forma de conocer si una persona está deshidratada es pinchar por un segundo la piel y si esta no vuelve a la normalidad rápidamente es muy posible que se encuentra en la necesidad de tomar más agua.

En nuestros envejecientes la toma de agua es mucho más difícil pues la sensación de sed ya casi no la sienten. Para ayudarlos debemos programarles alarmas ya sea en celulares o escritas para recordarles la cantidad de agua que deben tomar y cuándo tomarla. Otra forma muy buena para mantenerlos hidratados es por medio de frutas frescas o congeladas, aquellas como las fresas, melón de agua, piña, kiwi, uvas, chinas son más altas en agua en comparación con otras frutas.

También en el área de los vegetales tenemos al tomate, pepinillo, espárragos, entre otros.

Siempre es importante recordar consumirlos frescos ya que en el caso de los vegetales si se comen enlatados su contenido de sodio es mayor. Lo mejor de estos alimentos antes mencionados es que además de hidratarlos también los mantendrán saludables ya que son ricos en nutrientes.

Añada a su plato ricas opciones de omega 3 y proteína como el pescado para ayudarles con condiciones cardiovasculares las cuales son usualmente padecidas a mayor edad. Siempre es importante mantenerse en movimiento y evitar el sedentarismo. Si decide caminar en sus áreas cercanas o en alguna pista hágalo en horas adecuadas y con ropa blanca. No utilice ropa con mangas largas, negras y con bolsas para “sudar” ya que esta práctica sería peligrosa y evitaría que usted respire adecuadamente. Recuerde que suda agua y no grasa. ■

Lcda. Olga Sinigaglia Montalvo LND, MHSN
Para El Visitante

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here