Getting your Trinity Audio player ready...

¡Prepárate, viene el Señor! 

En la oración inicial de la eucaristía de este segundo domingo de adviento le pedimos al buen Dios todopoderoso y rico en misericordia que “nuestras ocupaciones cotidianas no nos lo impidan acudir presurosamente al encuentro del Señor, para que guiados por su sabiduría divina, podamos gozar siempre de su compañía…

El tiempo de Adviento es un tiempo de preparación para la venida del Señor. En él somos invitados a renovar nuestra propia vida para acoger a Dios que quiere volver a poner su tienda entre nosotros. La misión de Juan Bautista fue precisamente llamar a sus contemporáneos a preparar los caminos del Señor: En su predicación decía: ¡Vuélvanse a Dios, porque el reino de los cielos está cerca! Eso mismo nos dice hoy a cada uno de nosotros. Este tiempo, entonces, es una oportunidad para revisar nuestra vida y reconocer aquellas actitudes que tenemos que cambiar. Es un tiempo de reforma, de conversión, de cambio.

Es posible que haya dimensiones de nuestra vida que tengamos que revisar y corregir para que Dios pueda encarnarse de nuevo en nuestra historia. Dios no nace en el pesebre bien adornado y bonito que organizamos en nuestras casas. No nace en los pesebres con muchas luces y figuritas que se elaboran en las parroquias.

Dios sólo puede nacer en un corazón que se prepara para acoger su propuesta y se dispone a dejarse transformar por el amor. Nuestro corazón es el único pesebre en el que Dios puede volver nacer de nuevo entre nosotros. Los otros pesebres son apenas el símbolo de lo que queremos vivir nosotros mismos.

Es posible que nuestro corazón, como el pesebre de Belén, no sea el lugar más elegante, ni tenga todas las comodidades de un gran palacio. Es posible que nuestro corazón necesite una limpieza y algunos ajustes para acoger al Hijo de Dios. Lo importante es que esté dispuesto a recibir la pequeñez de un Dios que se abaja para rescatarnos. Por eso, con san Juan Bautista te invito a que te prepares porque viene el Señor.

Padre Obispo Rubén González

Obispo de Ponce

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here