En meses recientes el gobernador Ricardo Rosselló incluyó dentro del plan fiscal presentado a la Junta de Supervisión Fiscal el Aguirre Offshore GasPort dentro del renglón denominado “nueva reforma energética”. Previo a la inclusión en la protección de quiebra de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los analistas y consultores del Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA por sus siglas en inglés) levantaron bandera ante las repercusiones para el pueblo y el medioambiente.

En el artículo The Aguirre Offshore Gas Port is Unbankable, publicado en el portal de la IEEFA, se indica que PREPA (como se le conoce a la AEE en inglés) no cuenta con un plan viable para financiar el proyecto de $380 millones (cifra que va en ascenso), por lo que los contribuyentes absorberían los costos.

Además, sostienen que en teoría son cuatro las opciones de financiamiento con las que cuenta la Autoridad:

• Asegurar una garantía de préstamo del Departamento de Energía de los Estados Unidos.

• Emitir bonos de reestructuración de la deuda que incluirían el capital para el proyecto de Aguirre.

• Gestionar que terceros se encarguen del proyecto.

• Pagarlo como un gasto que se transfiere a los abonados.

Luego de revisarlas una por una, afirman que son varias las razones para dudar de que las primeras tres alternativas sean viables, esto presumiendo que el proyecto sea aprobado por la Comisión de Electricidad de Puerto Rico. Lo que abriría la puerta a pasar la deuda a los consumidores, incrementando los costos de electricidad en aproximadamente un 35 %.

Riesgos ambientales

Por espacio de una década las intenciones de desarrollar una planta de gas natural licuado en varias zonas del país se han visto interrumpidas por pleitos legales y denuncias del sector ambientalista.

En caso de la aprobación del proyecto, la IEEFA denunció que este involucra riesgos ambientales. La Bahía de Jobos, estuario protegido por el gobierno federal donde ubica un arrecife de coral y otras  especies en peligro de extinción, es uno de los ecosistemas amenazados por la construcción.

El proyecto incluiría el desarrollo de un gasoducto de cuatro millas que cruzaría la Bahía de Jobos y pasaría por la Reserva Nacional de Investigación de Estuarios entre Guayama y Salinas. Además de la construcción de un terminal en el Mar Caribe, a una milla al sur de la barrera de arrecifes y cayos que rodean la Bahía.

Según la empresa desarrolladora, Excelerate Energy se prevé que el terminal sirva de anclaje para las barcazas y que su tamaño sea equivalente a un pequeño pueblo. La tubería de interconexión en el fondo marino se instalaría con un taladro de perforación horizontal direccional que utiliza la técnica de empuje y tirón.

Este método se asocia con derrames de contaminantes; extracción de cientos de millones de galones por día de agua de mar que descargarían a temperaturas de hasta 106 grados Farenheit; incluiría cobre, ánodos de aluminio (evitan corrosión de estructuras sumergidas) y otros contaminantes; además de aumentar las emisiones locales de gases invernaderos estimadas entre 112 y 130 por ciento.

Protección de quiebra

La reciente determinación de la Junta de Control Fiscal de incluir a la Autoridad de Energía Eléctrica en la protección de quiebra, fue vista con buenos ojos de parte de los analistas de la IEEFA quienes indicaron que la misma se realizó a favor del territorio puertorriqueño y sus residentes.

“La decisión de PROMESA le dará a la PREPA el tiempo y los recursos necesarios para mejorar su planificación, reformar su mezcla de energía, permitir el desarrollo de energías renovables y reducir las tarifas de electricidad en la isla”, dijo Tom Sanzillo, director de finanzas de IEEFA.

Sanzillo expresó que: “[…] Además, ahora existe la oportunidad de pasar de un sistema de electricidad basado abrumadoramente en combustibles fósiles a uno basado en fuentes limpias de electricidad. Los desafíos que enfrenta Puerto Rico siguen siendo enormes, tanto en lo que respecta a la energía como a la economía general de la isla […]”.

Independientemente de los beneficios económicos que, según PREPA, representará el puerto de gas natural, el proceso de reestructuración que enfrenta la AEE hace incierto el tiempo que tomará el mismo así como el desarrollo del plan de financiamiento para el proyecto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here