A través de la historia, vemos cómo el ser humano se ha enfrentado a diversas situaciones que representan cambios en su vida. De hecho, la vida misma representa una transformación. Esta se divide por etapas de crecimiento en las que vamos desarrollando modificaciones en los aspectos: cognitivo, físico y de madurez espiritual.

Algunos de los cambios que experimentamos a través de nuestra vida son causados de forma intencional o no intencional por los seres humanos. Otros eventos, son causados por los desastres naturales. La madre naturaleza, de forma aleatoria modifica nuestro ambiente en un abrir y cerrar de ojos. Otra característica que tienen los eventos es que pueden suceder de forma paulatina, mientras otros acontecen de manera abrupta. De igual forma, dentro de nuestra humanidad; tenemos una tendencia natural a resistirnos a dichos cambios. Ya que los mismos, representan el realizar ajustes en nuestra estabilidad, rutina y hasta llegamos a tomar decisiones que de otra manera no hubiésemos realizado a corto plazo. Los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos a nuevas situaciones. Dentro de estos procesos de crecimiento, de forma casi inadvertida comienza la tan nombrada resiliencia.

La Real Academia Española define la resiliencia como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Como especialista en conducta humana, siempre le añado a esta definición: La capacidad de sobreponerse a situaciones retantes, sin caer en conductas que sean dañinas para tu persona.

Recientemente en Puerto Rico, tuvimos que vivir una de las situaciones más retantes a nivel Isla. El paso del huracán María, trastocó al país en todos los niveles. Como sociedad, vimos afectada toda nuestra estabilidad. Requirió asimilar una nueva realidad y acomodarnos a ella en un corto período de tiempo. Entonces, ¿que características se requirieron de los puertorriqueños para poder afrontar el evento? Resaltaré algunos de los aspectos que a mi entender representan una clara demostración de las estrategias de resiliencia que los puertorriqueños han demostrado a lo largo de este periodo de prueba:

• Creatividad: Se reunieron recursos para crear nuevos utensilios o revivir los que se usaban en antaño.

• Flexibilidad ante el cambio: Se requirieron nuevas formas para conseguir satisfacer las necesidades básicas.

• Crearon un sistema de apoyo social: Se contactaron con familiares y amigos cercanos para solicitar ayuda. Se comenzó un nuevo proceso de socialización y de ayuda inmediata con los vecinos.

• Utilizaron la objetividad dentro del positivismo: Sabiendo que este momento de la historia pasará, utilizaron sus energías en fomentar la esperanza sin dejar espacio para la negatividad.

• Se rodearon de gente positiva: Se formaron grupos para utilizar el tiempo y el momento para moverse a ayudar a los más desafortunados.

• Utilizaron el humor: Frente a la situación, se resaltaron aspectos que hacen la realidad más llevadera.

• Desarrollaron la espiritualidad: En la aceptación del presente que se está viviendo, se utilizó el tiempo para el crecimiento y la maduración espiritual. Sensibilizándose con la fragilidad de la vida humana y el agradecimiento por la vida.

• Utilizaron la situación para aprender: Muchas de las personas aprendieron de la experiencia y estarán realizando preparativos para una situación futura.

• Se desarrollaron metas: Desarrollaron la capacidad de enfocarse en lograr resolver las situaciones diarias y saber dirigirse hacia un mejor día a día. Además, se enfocaron en cómo resolver los asuntos según se presentaron; dándole prioridad a lo inmediato.

Los puertorriqueños decidieron afrontar las secuelas del huracán María de manera retante. La situación de desafío, fue modificada a una de apertura al aprendizaje. La experiencia que este fenómeno nos dejó será recordada por varias generaciones. El momento en que perdimos el control sobre nuestra vida, siempre será recordado como el momento en que más valoramos la vida que el Creador nos regaló.

(La autora es especialista en trauma y adicciones, ofrece sus servicios en Centro de Renovación y Desarrollo Humano-Espiritual Buen Pastor; en el Programa de Consejería Psicológica y Espiritual).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here