11 de junio

Nunca pensé que a mis 43 años fuera diagnosticado con cáncer de próstata pero me sucedió. A diario en mi trabajo estoy involucrado en la rehabilitación de pacientes que han sido operados de columna y con fracturas que no han unido. Deseo compartir con ustedes que fue con el referido que recibí de un paciente con una fractura patológica en el pie debido a una metástasis de cáncer de próstata, entonces al preguntarle a que edad fue diagnosticado y escuchar que fue a sus 43 años, algo en mi se estremeció e hizo que entendiera que estar allí con él no era una simple casualidad sino que había un propósito divino detrás de todo esto. 

Ignorar lo que sentí al escuchar su respuesta no era una opción para mí, así que tomé acción de inmediato, consulté al urólogo y me hice un laboratorio de PSA. Al llegar los resultados encontraron que los niveles de PSA en sangre estaban muy elevados. El urólogo dijo: “Edgardo, esto es altamente preocupante, es necesario hacerte una biopsia”. Y es así que el 24 de abril de 2013 recibo la noticia de que la biopsia salió positiva para cáncer; siendo ese un momento devastador porque sin duda alguna escuchar la palabra cáncer me hizo comprender mejor la fragilidad de la vida en tan solo unos segundos.

Un día mientras reflexionaba, estaba bien afligido, no podía parar de llorar y abrí la Biblia mis lágrimas caían en ella y abrió en Proverbios (17, 22) esta palabra fue un bálsamo en mi vida . Sentí como si Dios estuviera abrazándome y consolándome, y lo comparto por si conoces a alguna persona que esté pasando un proceso de enfermedad, de dolor o perdida, Estoy seguro que Dios también se manifestará con él o ella.

Proverbios 17, 22: El buen humor hace bien al organismo; si el espíritu está triste los nervios se deprimen. En otras palabras: El corazón alegre hace bien como una buena medicina, pero el espíritu triste seca los huesos. AMÉN.

Un mes después del diagnóstico y de evaluar todas las posibles alternativas de tratamiento, entre el médico y yo optamos por la cirugía robótica Da Vinci. Tuve una excelente rehabilitación, pero como los resultados de patología después de la cirugía determinaron que el tumor estaba en la etapa 3. Un año después, los niveles del PSA comenzaron a subir.  El médico recomendó que por el tipo de tumor debía recibir tratamiento con radiación. Recibí la radioterapia, y ya en el 2014 tuve los resultados esperados: afortunadamente se logró controlar el PSA. En abril de este año, en mi cita de seguimiento, el Dr. Ricardo Sánchez (urólogo-oncólogo), me dijo: “Edgardo, te felicito estás libre de cáncer”.

En mi familia, tres generaciones directa; (mi abuelo, padre, hermano y yo) hemos padecido cáncer de próstata y como sobreviviente es mi responsabilidad pasarle el mensaje a mi hijo y a ustedes, sobre la importancia que tiene la prevención y detección temprana para hacer una gran diferencia. Agradezco a Dios esta segunda oportunidad de vida, al Dr. Ricardo Sánchez, a mi amada esposa Migdaluz, y mis hijos Zulyed, Gabriela y Edgardo Jr., por su apoyo incondicional y por todas las oraciones.

¡No pospongas tu chequeo rutinario; si tienes historial familiar no asumas los riesgos, visita a tu urólogo porque la detección temprana puede salvar tu vida!

Edgardo Santiago Valentín

Sobreviviente Cáncer de Próstata

Parroquia San Juan Apóstol y Evangelista

Caguas, Bairoa

Retirista, Movimiento Juan XXIII, Diócesis de Caguas

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here