Getting your Trinity Audio player ready...

En mayo, los católicos estadounidenses se sorprendieron al enterarse del cadáver de una monja descubierto intacto cuatro años después de su entierro. Inmediatamente se preguntaron si la monja, Sor Wilhelmina Lancaster, sería santa. Para los dominicos, la noticia recordó a nuestro fundador, Santo Domingo de Guzmán. Cuando su cuerpo fue exhumado después de estar enterrado doce años, una dulce fragancia ascendió del ataúd. El aroma selló su caso de santidad. Los dominicos del primer tercio del siglo XIII se habían preocupado de que no se le diera el debido reconocimiento a su fundador. Su contemporáneo, San Francisco de Asís, fue canonizado dos años después de su muerte. No tan carismático como “il poverello”, Domingo fue sin embargo un hombre muy santo y un religioso ejemplar.

La cualidad más característica de Domingo fue seguramente el amor a Cristo. Pasó la mayoría de las noches uniéndose a su Redentor en oración y penitencia. A veces, sus hermanos religiosos lo encontraban en el suelo de la capilla en la mañana. Domingo meditó profundamente en el Evangelio de San Mateo que termina con Jesús enviando a sus discípulos a enseñar y bautizar. Cuando se levantó para comenzar el día, se unió de nuevo a Cristo reviviendo su mensaje. Caminando descalzo, llamó a otros a unirse a él en la predicación de la salvación a través del mismo Jesús.

El cuidado de Domingo por los demás complementaba su amor por Cristo. Amaba a las personas por una compasión natural. Mientras estudiaba en España, vendió sus pergaminos para comprar alimentos para los hambrientos durante una hambruna. Más tarde, quiso venderse como esclavo para rescatar a un prisionero. Como sacerdote, pasó una noche debatiendo con un mesonero que había caído bajo la influencia de la secta purista albigense. A la luz de la madrugada con su dominio de los evangelios, Domingo convenció al hombre de la verdad de la enseñanza católica.

La orden dominica surgió como resultado de otro encuentro con los albigenses. Como joven sacerdote, Domingo acompañó a su obispo en una misión eclesiástica a Dinamarca. Pasaron por el sur de Francia, donde la secta despreciaba a la Iglesia por sus posesiones. Sus corazones se entristecieron porque el escándalo estaba privando a las buenas personas de los sacramentos. Al llegar a Escandinavia, los dos soldados de Cristo querían aventurarse en el Oriente pagano para predicar el evangelio. Gradualmente, la visión de Domingo se aclaró. Fundaría una orden de predicadores para ganar mentes con sana doctrina y corazones con un estilo de vida sencillo. La “Orden de los Frailes Predicadores” se convirtió en el nombre oficial de los dominicos.

Además de tener aprecio por la teología y la predicación, poseía un genio para la organización. No fue autor de ningún libro, pero legó a sus hermanos dominicos su constitución básica. El documento ha servido bien. Debido a su claridad y flexibilidad, los dominicos han soportado un sinfín de convulsiones religiosas. Cuando otras órdenes se han dividido, los frailes dominicos se han mantenido unidos. La constitución llama a la elección democrática de los superiores o “priores”, los primeros entre hermanos iguales. Ya sea por un igualitarismo o por simple humildad, Domingo evitó el título de “abad” que significa “padre”. Insistió en ser llamado simplemente “hermano Domingo”. Por lo tanto, los dominicos somos “frailes” (hermanos en latín).

La preocupación de Domingo por la doctrina le llevó a enviar frailes a ciudades con grandes universidades. París, Bolonia y Oxford fueron sitios de las primeras comunidades dominicas. En poco tiempo, los frailes se convirtieron en maestros de filosofía y teología. La identificación de la orden con estos estudios ha creado la impresión de que sus frailes son demasiado intelectuales. Algunos podrían considerarse más hijos de Tomás de Aquino, el dominico más consumado, que de Domingo. Sin embargo, los santos más populares de la Orden, como San Martín de Porres y Santa Rosa de Lima, son más estimados por la caridad que por el aprendizaje.

Se ha dicho que los logros de los frailes dominicos se pueden atribuir al mismo Domingo. En ninguna parte es esto más cierto que en la leyenda de que él recibió el rosario de manos de la Virgen María. Sin un registro de hechos de este evento, los dominicos no pueden darle credibilidad histórica. Pero no faltan testimonios de dominicos que promueven el rosario. El fraile dominico Alain de la Roche ideó su estructura. Otro dominico, el Papa San Pío V, otorgó a la orden el privilegio único de formar cofradías del rosario. Desde entonces los dominicos han sido promotores del rosario.

Domingo no tenía la intención de que la Orden fuera una asociación exclusivamente masculina. Antes de recibir una carta papal para sus frailes, estableció un monasterio de monjas. Las mujeres del monasterio habían regresado a la Iglesia después de seguir la herejía albigense. Rechazados por sus familias, buscaron apoyo en Domingo. Hoy hay cerca de 200 monasterios dominicos en todo el mundo con más de 2,000 monjas rezando por la predicación de los frailes.

Las monjas viven en un monasterio de clausura. Las hermanas dominicas normalmente residen en conventos, pertenecen a congregaciones autónomas. Los dominicos terciarios o laicos dominicos son hombres y mujeres, casados y solteros, que viven una espiritualidad dominica basada en la oración, el estudio, el ministerio y la comunidad. Forman la rama más grande de la Orden. La incomparable Catalina de Siena, patrona de Italia y de Europa, era terciaria. También lo fue Pier Giorgio Frassati quien vivió en el primer cuarto del siglo XX. Se destacó como activista social, patrón de los pobres y montañeros. Cuando el Papa San Juan Pablo II beatificó a Pier Giorgio, lo ensalzó como modelo para la juventud.

Inspirados por su patrón, tanto hombres como mujeres dominicas han servido durante mucho tiempo tanto a la Iglesia como a la sociedad. Uno es el fr. Dominique Pire, O.P., quien en 1958 recibió el Premio Nobel de la Paz por su trabajo con refugiados de guerra.

El Concilio Vaticano II se perfila como el evento más significativo para la Iglesia en la era moderna. Devolvió a la Iglesia a sus fuentes en la Escritura y la liturgia. Al mismo tiempo, abrió el camino hacia la reconciliación con otras comunidades cristianas. Muchos prelados dirigieron el curso de las ideas cansadas presentadas en la preparación del Concilio a una sólida plataforma de renovación. Pero ningún teólogo desempeñó un papel más influyente en el desarrollo de la doctrina conciliar que el fraile dominico Yves Congar.

En 1983, Albert Nolan de Sudáfrica fue elegido como Maestro de la Orden. Sin embargo, se negó a aceptar el cargo porque significaba dejar su país en el momento más crucial de su historia. Durante la mayor parte del siglo XX, Sudáfrica existió como una aristocracia con una minoría de blancos en el poder político. En las décadas de 1970 y 1980 se estaba construyendo resistencia dentro del país. El Congreso Nacional Africano bajo Nelson Mandela estaba uniendo los corazones de la mayoría negra. Mientras tanto, Albert Nolan junto con otros teólogos y líderes de iglesia consolidaron la oposición internacional al gobierno sudafricano. Estos esfuerzos culminaron en una verdadera democracia.

Santo Domingo llevaba barba porque quería ser misionero. Formó a sus frailes para que fueran una orden misionera. Pocos han cumplido este papel tan valientemente como Pierre Claverie de Argelia. Irónicamente, Pierre había nacido y crecido en el país donde más tarde fue misionero. Solo después de su regreso de la formación dominica en Francia, Pierre aprendió árabe y estudió la cultura dominante del país. Amado por promover el entendimiento intercultural, fue ordenado obispo de Orán. Cuando estalló la guerra civil en el país, se apuntó a la población francesa remanente. Pierre desafió gran parte de la tormenta, pero fue asesinado en 1996. Juan Pablo II lo declaró mártir y el Papa Francisco lo beatificó. En su funeral la catedral se llenó de devotos musulmanes. “Él también era nuestro obispo”, lloraron.

En su lecho de muerte, Domingo les dijo a sus hermanos que les sería más útil muerto que vivo. Quería decir que oraría por ellos en el cielo. Los frailes no querían que los dejara, pero después de 800 años vemos cuán efectivas han sido sus oraciones.

Fray Carmelo Mele, O.P.

Para El Visitante

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here