Con la llegada del tiempo de espera por la conmemoración del nacimiento del Redentor del mundo, vuelven los anhelos de una feliz Navidad. Pero, ¿cómo tener una feliz Navidad mientras el prójimo vive a la intemperie, con frío, en la carencia de las necesidades más básicas como alimento?

La serie Pesebres de Amor (2017) que inicia esta semana presenta las historias de familias que lo perdieron todo a causa del huracán María. Para el proyecto se unieron El Visitante de PR con Cáritas de PR presentan la oportunidad de dar al que necesita en las seis Diócesis. Para los que hemos tenido el privilegio de visitar estos hogares, muchas veces la pobreza física es acompañada de paz en la escasez. Como esa paz que rodeaba el pesebre del Niño Dios.

“Aunque es gran reto histórico, es un buen momento para estar con nuestro pueblo y para que sientan el abrazo de Cristo. Esto es lo que Cristo nos pide. […] Vamos a estar aquí todo el tiempo que esto necesite, atendiendo las necesidades de los más vulnerables. En la fase de recuperación estaremos mano a mano el tiempo que sea necesario. No vamos a dejar solos a los más vulnerables”, dijo P. Enrique “Kike” Camacho Monserrate, director de Cáritas de PR.

Ayudemos a remendar estos hogares, que esta sea nuestra ofrenda al pesebre. Solo así podremos responder a la llamada que Jesús nos hace en el rostro sufriente del necesitado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here