Getting your Trinity Audio player ready...

El martes, 21 de mayo de 2024, la Parroquia San Andrés Apóstol de Country Club de Carolina celebró el 30 Aniversario sacerdotal de Padre Rafael “Felo” Méndez Hernández quien es sacerdote de la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico, camuyano, doctor en historia, integrante de nuestra Junta Editorial y columnista de liturgia del semanario católico. La celebración contó con la presencia de Mons. Roberto O. González Nieves, ofm, Arzobispo Metropolitano, sacerdotes, diáconos, familiares de Padre Felo y la comunidad parroquial. Alegría, devoción, gratitud a Dios y afecto describen la fiesta eucarística en la que se profundizó en el sacerdocio.

La homilía, rica en catequesis, estuvo a cargo de Padre Nestor Yulfo Hoffmann, Párroco del Santo Cristo de los Milagros en Carolina. Luego de simplificar las lecturas y centrar la atención en la predicación de Jesucristo, tuvo unas palabras para describir a su hermano sacerdote. “Veía a padre Felo mencionar nombre tras nombre de cada uno de sus fieles. Pensaba: ‘El buen pastor conoce a sus ovejas por sus nombres’. Eso me impresionó. […] El aniversario de un sacerdote es un día de gratitud”, dijo entre otras anécdotas.

Antes de finalizar la celebración, el Arzobispo Roberto tomó la palabra para agradecer a Padre Felo por su perseverancia, fe, devoción y compasión por el pueblo santo de Dios. Y le regaló una hermosa estola entre aplausos. Luego continuaron varios líderes para elogiar y presentar detalles al sacerdote a nombre de la comunidad parroquial.

Aprovechó Padre Felo para expresar sus gratitudes a los presentes y al Arzobispo Roberto por tres regalos que le ha dado. Explicó que su sacerdocio ha tenido una serie de coincidencias con el episcopado de su pastor el Arzobispo Roberto, quien recientemente cumplió 25 años de su toma de posesión de la sede de la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico. “Usted me dio tres regalos. Me dio la oportunidad de pulirme como pastor en la Parroquia Santo Domingo de Guzmán en Vanscoy de Bayamón. En esa parroquia aprendí que ser sacerdote es una cuestión de amor. El segundo regalo, fue hace 15 años exactamente cuando me incardinó a la Arquidiócesis de San Juan y ese día fui parte definitiva del clero puertorriqueño, de esta tierra borincana que tanto amo. El tercer regalo que me ha dado es una parroquia llamada San Andrés Apóstol”, precisó Padre Felo.

Damos gracias a Dios por los 30 años de sacerdocio de Padre Felo, el cura que cría gallinas, que ama a Puerto Rico, que se pasea por los archivos vaticanos, que procura el rigor de la investigación histórica, que predica a “mis amores” del pueblo y que visita a los fieles. Y damos gracias a Dios por los años ministeriales de tantos sacerdotes que gastan sus vidas día a día en administrar sacramentos para la gloria de Dios y santificación del pueblo santo.

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com 

X: @Enrique_LopezEV