Queridos hermano, Rubén, Obispo electo de Ponce,

Querido hermano, Obispo Lázaro,

Queridos hermanos sacerdotes, diáconos,  religiosas, religiosos;

Querido Presidente de la PUCPR, queridos fieles laicos y laicas:

A nombre de los Obispos de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña les agradezco a todos y a todas sus presencias siempre grata, siempre bella y acogedora.
Hoy la Santa Sede ha informado que el Papa Francisco ha aceptado la renuncia al gobierno de la Diócesis de Ponce presentada por el Obispo Félix Lázaro Martínez en conformidad con el canon  401 § 1 y que ha nombrado como nuevo Obispo de Ponce, a Mons. Rubén Antonio González Medina, CMF, transfiriéndolo desde la diócesis de Caguas, la Diócesis Criolla, a esta muy querida diócesis, la Diócesis señorial.

¡Nuestras felicitaciones al nuevo Obispo de Ponce, Padre-Obispo Rubén!
Nuestro sentido de agradecimiento, de aprecio y de alta estima a Mons. Lázaro, pastor celoso, pastor fiel, pastor abnegado de esta querida diócesis por los pasados 12 años.  Gracias por su episcopado ejercido con la alegría evangélica,  con gran fidelidad a la Iglesia y lealtad al Santo Padre y, quiero resaltar también, que ha ejercido su episcopado con un elogiado espíritu de colegialidad. Siempre hemos sentido que Mons. Lázaro ha latido con un corazón hermano. Gracias Mons. Lázaro: usted ha sido y seguirá siendo un pastor con la ternura de Dios. Junto a usted, agradecemos también a su equipo de trabajo.

Hoy esta Diócesis ha recibido la noticia del nombramiento de un nuevo Obispo, su octavo Obispo desde que fue creada en 1924. Mons. Rubén es el primer nombramiento de un Obispo para Puerto Rico que realiza el Papa Francisco. Hoy queremos dar gracias al Papa Francisco por este nombramiento. El Sucesor de San Pedro nos ha comunicado hoy la noticia de un nuevo pastor a esta amada grey.
¡Gracias de corazón, Papa Francisco, por este nombramiento!

Su nuevo pastor es un Obispo de casi quince años de experiencia episcopal. ¡Un quinceañero!. Ha sido un sacerdote de 40 años de experiencia “¡y como sacerdote, un cuarentón!; (¡De los otros años les podrá hablar su nuevo obispo!) Desde febrero de 2001, ha servido a la Iglesia como Obispo de la Diócesis de Caguas, a cuya comunidad describió como “su primer amor”, porque le enseñó a ser su pastor. Fue pasado Presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP), Actualmente es Presidente del Departamento de Familia, Vida y Juventud del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). En la CEP preside tres comisiones: de los Medios de Comunicación; los Seminarios y las Vocaciones; y la Liturgia.

Su nuevo Obispo es un excelente comunicador, pastor alegre, dinámico, con mucha creatividad, carisma y nobleza y con gran amor por su grey y por su patria puertorriqueña. También, su nuevo Obispo, como nos ha animado el Papa Francisco, ¡sabe hacer lío!

Cuando la Santa Sede anunció el nombramiento de Mons. Rubén para la diócesis de Caguas fue en el mes de diciembre del año 2000, al igual que ahora, es en un mes de diciembre que también se le anuncia como nuevo Obispo de Ponce.

Cuando se le nombró como Obispo de Caguas en el año 2000, la Iglesia celebraba en aquella ocasión un Año Jubilar, un año Santo. Y, ahora, cuando la Santa Sede lo anuncia como Obispo de Ponce, también la Iglesia celebra un Año Santo, el Año Santo Jubilar de la Misericordia. Al parecer, los años santos y los meses de diciembre (y febrero) son de singular relevancia en la vida de Mons. Rubén. En febrero nació; en febrero fue ordenado sacerdote y en febrero fue ordenado obispo.

Su nuevo Obispo viene con mucha alegría, con grades deseos de pastorear a esta diócesis con un corazón a ejemplo de Cristo, el Buen Pastor. Para él, la frase, “fijo los ojos en Jesús, más que un lema de su escudo episcopal, o un eslogan, es una experiencia de vida. Solo quien fija los ojos en Jesús puede fijar los ojos en los demás, en la grey y pastorearla con un corazón de verdadero pastor a imitación de Cristo.

Hoy les pido oraciones por su nuevo Obispo. Les pido colaboración. Les pido su solidaridad y generosidad. Un Obispo es un Padre que necesita del cariño de todos sus hijos e hijas; es un Pastor  que mientras más lo amen sus ovejas, más él se desvive por ella. Cuando Jesús le preguntó a Pedro si lo amaba, Jesús le dice, apacienta mis ovejas. Con ello, Jesús le dice a los pastores que el amor del pastor se demuestra en el amor en las ovejas. Mons. Rubén es un Obispo que demuestra su amor a Cristo en su trato hacia la grey.

También pido sus oraciones por el Obispo Lázaro. Él ha sembrado mucho amor entre ustedes. Siempre que tengan la oportunidad háganle saber de sus oraciones, cariño y afecto.
¡Que viva el nuevo Obispo!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here