Corona de rosas. Esto es lo que significa la palabra rosario. Anteriormente, se rezaban 15 Padrenuestros y 150 Avemarías. Y este último detalle habla de su origen hace más de mil años cuando la práctica habitual era rezar 150 salmos. En la actualidad se recitan 20 Padrenuestros y 200 Avemarías. Este cambio surgió con San Juan Pablo II en el 2002, mediante la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae. Fue entonces que se sumaron cinco nuevos misterios -los luminosos sobre la vida pública de Jesús.

Rezarlo es repetir el saludo que el Ángel Gabriel le dio a la Virgen María, interponiendo un Padrenuestro entre cada diez Avemarías. Mientras esto sucede se debe meditar el misterio que se recitó, cada uno de ellos es un acontecimiento en la vida de Jesucristo o María. De hecho, San Juan Pablo II en varias ocasiones destacó que su oración preferida era el rezo del Santo Rosario.

Rezar el Rosario es muy sencillo. Se sostiene el Crucifijo, se hace la señal de la Cruz y se recita la oración del Credo. Se anuncia el misterio correspondiente al día y se medita, luego se reza un Padrenuestro en la cuenta grande, 10 Avemarías siguiendo las cuentas (una década) del Rosario y se reza un Gloria para finalizar. Así hasta que se culminen los cinco misterios para terminar con la Salve Reina o las letanías a la Virgen.

Octubre es el mes del Santo Rosario y con ello se recuerda que el rosario no es un detalle decorativo, sino una medicatión espiritual cristocéntrica y mariana.

Nuestra Señora del Rosario

Fue tras la batalla naval de Lepanto (1571) que el Papa Pío V estableció la fiesta de Nuestra Señora del Rosario el 7 de octubre. Resulta que los cristianos rezaban sin cesar el Santo Rosario pidiendo la intercesión de María, Madre de Dios, y sus rezos dieron resultado obteniendo la victoria.

Enrique I. López López

El Visitante

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here