Getting your Trinity Audio player ready...

A tono con la solemnidad del Buen Pastor, el pasado 21 de abril, se celebró una “Tarde Pascual” en la maravillosa naturaleza del Parque Nacional Cerro Gordo en Vega Alta con el propósito de recoger el sentido de la Pascua de Resurrección y las vivencias de la fe, de un grupo de jóvenes católicos que en sus respectivas parroquias vivieron la Pascua Juvenil.

Esta primera edición fue realizada por Sor Judelka Díaz y Sor Ingrid Alicea, hermanas encargadas de la Pastoral Vocacional de las Siervas de María en Puerto Rico, junto a un equipo organizador.

Con este evento juvenil celebraron la victoria de un Cristo Vivo, cómplice de nuestras vidas, amigo y cercano, como lo hizo con los apóstoles en su noche de pesca, cuando al acercarse a la orilla el discípulo amado lo pudo reconocer y expresar convencido: “¡Es el Señor!”.

Participaron de la exitosa jornada aproximadamente 200 personas de diferentes pueblos, tales como: San Juan, Bayamón, Levittown, Toa Baja, Toa Alta, Morovis, Cataño, Barranquitas, Carolina, Corozal, Cayey y Caguas.  

“Como joven y servidor para mí fue una grata experiencia haber convivido esa tarde con tantos jóvenes. Es muy hermoso ver como la congregación Siervas de María se compromete tan profundo con los jóvenes, sin dejar a un lado su labor y vocación. También fue hermoso ver como sacerdotes compartieron y hasta jugaron con nosotros, en este encuentro donde el principal homenajeado fue Jesús. Gracias Sor Ingrid y Sor Judelka, y la providencia de muchos que hicieron que se diera esta hermosa actividad. Ya estamos listos para el año que viene vivir otra Tarde Pascual”, comentó Francisco J. López Silva.

A esta cita especial acudieron los sacerdotes P. Diego de la Texera, de Morovis; P. Rafael González, de Carolina; P. Jorge Emil De Jesús y P. Jomon Joy; las Siervas de María y Sor Laura Rodríguez, Hmcj, de Caguas. Los jóvenes no llegaron solos a este encuentro, pues les acompañaron sus coordinadores y líderes de la Pastoral Juvenil, así como sus padres y familiares.

“Quiero agradecer a las Siervas de María por esta tarde maravillosa, en la cual se vivió la alegría. El encuentro festivo fue como Jesús lo prefería siempre: en los ambientes de paz, fraternidad y entusiasmo”, manifestó Padre Diego.

Durante la tarde desarrollaron actividades de adoración al Santísimo, dinámicas de integración, juegos, cantos juveniles, danza y posadas pascuales. Por cierto, en la posada del Buen Pastor estuvo como invitada especial la joven Verónica Cabrera, creadora de la Jornada nacional de oración por las vocaciones, pues ese día fue el inicio de la semana de oración por las vocaciones. También participaron el Ministerio de danza Shammah, de la Parroquia La Epifanía en Carolina; y Jowi Guerrido, una de las participantes de Enviados Puerto Rico, quien amenizó la adoración con cánticos.

“Para nosotras el organizar esta actividad es un gran gozo que nos deja una plenitud hermosa en el alma. Es nuestro deseo ser testigos gozosos de Jesús”, recalcaron Sor Ingrid y Sor Judelka, previo a añadir su agradecimiento “al equipo organizador, a las familias que participaron mano a mano para hacer posible esta fiesta para Jesús, y a ti joven que dijiste ‘sí’ a la invitación. ¡Dios les bendiga!

Sor Judelka Díaz

Para El Visitante