Getting your Trinity Audio player ready...

El cielo no es un lugar al que vamos sino una situación en la que seremos transformados si vivimos en el amor y en la gracia de Dios. El cielo de las estrellas y de los viajes espaciales de los astronautas y el cielo de nuestra fe no son idénticos. Por eso cuando rezamos el Credo decimos que Cristo subió a los cielos, no queremos decir que El emprendiera un viaje al espacio. En el cielo de la fe no existe el tiempo, la dirección, la distancia el espacio. El cielo de la fe es Dios mismo de quien las Escrituras dicen: “Habita en una luz inaccesible”, (1 Tim 6, 16). Del mismo modo la subida de Cristo al cielo no es igual a la subida de nuestros cohetes.  

 La subida de Cristo al cielo es pasar, pero del tiempo a la eternidad, de lo visible a lo invisible, de la inminencia a la trascendencia de la oscuridad del mundo a la luz divina. Con su ascensión al cielo Cristo fue por consiguiente entronizado en la esfera divina; penetró en un mundo que escapa a nuestras posibilidades. Nadie sube hasta allí si no ha sido elevado por Dios. Él vive ahora con Dios, en la absoluta perfección, presencia, amor, perfección, luz, felicidad, una vez alcanzada la meta que toda la creación está llamada a lograr.

En este último encuentro que nos presenta el evangelio de hoy, Cristo da a los discípulos la misión de llevar la Buena Noticia de la resurrección a todas las naciones del mundo. La pequeña comunidad debe ser luz de las naciones. Debe realizar su misión junto a los pequeños para que otras personas se conviertan también en discípulas de Jesús. 

Hoy a través de este evangelio estamos invitado a continuar la obra evangelizadora que inicio Jesús a través de nuestras acciones. De este modo él continuara presente y actuante en medio de la historia humana.  Ten presente que los Evangelios han sido escritos exactamente para eso: para producir la conversión y el compromiso con Jesús y su proyecto. ¿Te animas a ser pate de esta aventura? ¡DILE SÍ, A LA MISION!

Padre Obispo Rubén González

Obispo de Ponce

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here