Getting your Trinity Audio player ready...

La tierra es un don de Dios. El ser humano tiene ese regalo para ser utilizado con sabiduría para su sustento. Cultivar la tierra y utilizar sus recursos, ha sido parte intrínseca de la vida de las personas durante siglos. Los campesinos y trabajadores han recibido ese conocimiento al pasar las generaciones. Es así como los países han producido sus alimentos para la población de acuerdo a los productos y semillas disponibles, el clima y la ecología del lugar. 

A principios del siglo XX, Puerto Rico producía un 65% de los alimentos que se consumían en la Isla, casi dos terceras partes, explicó Nelson Álvarez Febles, ecólogo social especializado en prácticas agroecológicas, durante una entrevista reciente en un programa radial. Álvarez Febles destacó que en la actualidad Puerto Rico se ha quedado “sin campesinado”, pues se ha adoptado el modelo estadounidense de los supermercados y han disminuido las plazas del mercado, donde los agricultores locales vendían sus productos. 

Durante dicha entrevista radial, los panelistas discutían que la isla de Puerto Rico debe aspirar a una soberanía alimentaria. El término sustentabilidad alimentaria está estrechamente ligado al concepto de soberanía. Un pueblo puede tener seguridad alimentaria, pero importando la mayoría de sus alimentos, pero eso no significa que tiene sustentabilidad (utilizar los recursos sin comprometer a las futuras generaciones) y mucho menos soberanía, pues este último se refiere que el mismo país toma sus propias decisiones en cuanto a los alimentos que cultivarán y cómo lo harán. Los entrevistados estuvieron de acuerdo que la solución está en la agroecología, pues esta no utiliza productos químicos y toma en cuenta las características del entorno, tanto ambientales, naturales como sociales. 

“Para satisfacer la demanda local, en Puerto Rico se importan alimentos que recorren miles de millas desde sus puntos de origen hasta el consumidor. Por sus características particulares, los alimentos deben moverse en un flujo continuo a través de diferentes cadenas. Sin embargo, existen factores que pueden causar interrupciones en este sistema, tales como desastres naturales, huelgas, problemas con suplidoras y hasta guerras y terrorismo”, mencionó para la Revista Corriente Verde, Myrna Comas Pagán, exsecretaria de Agricultura. 

Puerto Rico recibe comida de más de 50 países, como China, Canadá, Estados Unidos, Costa Rica, Nicaragua, República Dominicana, entre otros.

La familia como humus fructífero