Getting your Trinity Audio player ready...

Puerto Rico tiene una Buena Nueva dentro de las diferentes crisis que vive el país, en su educación, la salud y la vida social. Nace y florece una gran esperanza, la Escuela de Teología en nuestra Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico. Ha sido un esfuerzo sinodal de nuestros Obispos unidos a la Comunidad Universitaria y sus directivos. Representa un sueño de la Iglesia Puertorriqueña, y hoy somos testigos de su nacimiento. En ella nuestros futuros presbíteros y laicos recibirán la formación teológica de alto calibre a nivel graduado. 

La Escuela de Teología nace en el ambiente de la Constitución Apostólica Veritatis Gaudium (VG), cuya temática versa sobre las Universidades y Facultades Eclesiásticas. Este importante documento inicia con el encuentro dinámico de dos distintivos de la vida cristiana, a saber, la Alegría y la Verdad.

La alegría de la verdad manifiesta el deseo vehemente que deja inquieto el corazón del hombre hasta que encuentre, habite y comparta con todos la luz de Dios” Palabras tomadas de las Confesiones de San Agustín.

Encontrarse con la verdad no es el aporte de una opinión subjetiva, sino con una persona que nos revela la Verdad de Dios y del Ser Humano, Jesucristo. La Escuela de Teología tiene como propia vocación ser un espacio privilegiado, no sólo de conocimiento de la Verdad sino de un encuentro con la Verdad que como un aroma de vida entra al corazón humano.

El estudio superior de la Teología es también fuente de Alegría. Estudiar acerca de la vida, la palabra y la revelación es una fuente auténtica de Alegría profunda. Así lo afirma la VG en el número 1 del Proemio:

Es un momento oportuno para implantar con ponderada y profética determinación, a todos los niveles, un relanzamiento de los estudios eclesiásticos en el contexto de la nueva etapa de la misión de la Iglesia, caracterizada por el testimonio de la Alegría que brota del Encuentro con Jesús y del anuncio de su Evangelio”

Nuestra Escuela de Teología tiene una bella misión sinodal pues en sus aulas se forjarán los encuentros de diálogo y disertación necesarios para dar testimonio de unidad y buscar iluminar teológicamente la realidad que vive Puerto Rico, el Caribe y el mundo en general. En el Decreto sobre la formación sacerdotal (Optatam totius) del Concilio Vaticano II y al que se refiere la VG en el número 2, se indica lo siguiente:

“La preocupación pastoral debe estar presente en toda la formación de los alumnos para que se acostumbren a superar las fronteras de su propia Diócesis, nación o rito y ayudar a las necesidades de toda la Iglesia, con el ánimo dispuesto a predicar el Evangelio por todas partes”  

Toda escuela teológica debe despertar conciencia, debe impulsar y motivar a sus estudiantes y a su Facultad el compromiso por la investigación. La Teología tiene su fuente en las Sagradas Escrituras y en la Tradición.

“Al relanzar los estudios eclesiásticos, se advierte la viva necesidad de dar un nuevo impulso a la investigación científica llevada a cabo en nuestras Universidades y Facultades eclesiásticas.” (VG 5)

  Como su Señor, los estudios teológicos han de encarnarse en la historia humana. Una de sus misiones fundamentales es la de iluminar y no abstraerse del contexto socio-cultural en el que se lleva acabo. Así lo manifestó el Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica de Argentina en el Centenario de la Facultad de Teología, 3 de marzo 2015, “…en este tiempo, la teología también debe hacerse cargo de los conflictos: no sólo de los que experimentamos dentro de la Iglesia, sino también de los que afectan a todo el mundo”. (VG 4)

Nos encontramos con nuevos retos en un cambio de Época con dinámicas sociales y culturales nuevas. Somos parte de un océano multicultural y multiétnico. Los estudios eclesiásticos tienen la tarea de “elaborar herramientas intelectuales que puedan proponerse como paradigmas de acción y de pensamiento” (VG 5), para el anuncio del Reino de Jesús en un mundo marcado por el pluralismo ético-religioso. Felicitamos a la Escuela, a su Facultad, a los estudiantes y a todos aquellos que facilitaron su nacimiento. El reto y el compromiso eclesial está servido, ¡adelante!.

P. Dr. Juan Luis Negrón Delgado

Decano de Artes y Humanidades de la PUCPR

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here