Getting your Trinity Audio player ready...

Por un lado, el mundo vive la euforia, fiebre y emoción de uno de los acontecimientos deportivos más importantes del orbe: la Copa Mundial del Fútbol de la FIFA Catar 2022 donde 32 países se enfrentan amistosamente. Por otro lado, a unas dos mil millas de distancia de los estadios cataríes acontecen bombardeos del ejercito ruso a infraestructura energética ucraniana para utilizar el invierno como arma de guerra a diestra y siniestra contra toda vida humana en Ucrania. Estas dos realidades acontecen en plena preparación para la celebración de la Navidad 2022. 

La invasión rusa no es el único conflicto bélico vigente en la actualidad, de hecho, son varios los que se encuentran más cerca de la celebración de la Copa del Mundo como los conflictos en Siria, Yemen, Palestina y Afganistán. La violencia no se justifica venga de donde venga. Pero como suele pasar siempre pierden los pobres. El monstruo de la guerra, con sus colmillos afilados, no solo suele amenazar a los civiles, sino que de manera especial reclama las vidas de los más vulnerables como tributo o daño crueldad. 

Por un lado, en pocos días el capitán de la selección campeona del mundo, tras su juego final y una jornada de película que dejará a los espectadores llenos de algarabía, elevará la copa dorada de 18 quilates ante un estadio en ovación para coronarse como campeones por 4 años. Por otro lado, a dos mil millas toda una nación entera, que lucha ferozmente con todo lo que tienen para repeler una invasión, es golpeada con el frío cruel con la intención de doblegar su ánimo. 

La alegría de la victoria no puede arropar de manera completa los corazones cuando el prójimo -que es mi próximo- tiembla de frío, extraña a los que tuvieron que huir y llora a sus seres queridos asesinados. Al final, la paz vencerá. Cuando reine la paz y el bien, llegará la alegría. Solo el Resucitado puede dar la paz suprema y absoluta. Oremos juntos para que la paz de Dios renazca en suelo ucraniano y que finalmente llegue el ansiado alto al fuego. ¡María Reina de la paz, ora por el pueblo ucraniano y ruso! 

Enrique I. López López 

e.lopez@elvisitantepr.com  

Twitter: @Enrique_LopezEV 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here