En las últimas semanas se ha vuelto común la incidencia en choques con consecuencias fatales. A estos se les adjudican la ebriedad, la velocidad y la distracción como los factores principales de estos sucesos.

Al respecto, José A. Delgado Ortiz, director ejecutivo de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, clarificó que los tan llamados accidentes de tránsito solamente ocurren en un 5 %, ya que 3 % es como consecuencia de problemas en las carreteras y 2 % es por problemas con el vehículo. Por lo que el término adecuado es choque.

“Le llamamos choques, porque un accidente es algo que tú no puedes evitar. El choque es por varias razones, o vas borracho -un 45-50 % aproximadamente de las fatalidades en las carreteras de Puerto Rico son por conductores ebrios-, por velocidad o distracción -que no se puede medir-”, explicó.

Cabe destacar, que en los fines de semana se reflejan las estadísticas más altas como consecuencia del alcohol. El mismo incrementa a partir del viernes después de las 7:00 de la noche y continúa hasta la madrugada del lunes. “Manejar en estado de ebriedad, no quiere decir que tengas .08 por ciento o más de alcohol en la sangre. Ya con .05 o .06 usted está inhabilitado de tener todos los sentidos al volante”, destacó Delgado.

De igual modo, el auge en la tecnología se ha traducido en una de las principales distracciones cuando se está al volante. “La mayor parte de los choques no son fatales, son por distracciones bumper a bumper”, advirtió el Director ejecutivo mientras recalcó que no se textee a la vez que se maneja.

Según las estadísticas del reporte de julio 2015, Puerto Rico: Seguridad en las carreteras/Distracción al manejar, con una muestra de 100 individuos, las principales preocupaciones por la seguridad en las vías de tránsito son: por el uso del alcohol con un 29 %; las distracciones (entre ellas uso del celular) 26 %; velocidad 15 %; manejo temerario 12 %; pobres condiciones de infraestructura 11 %; bicicletas y motoras 3 %; otras 4 %.

Para sorpresa de muchos, Delgado reseñó que hay estudios que atribuyen algunos choques al factor agotamiento. Los mismos indican que las personas que trabajan en horarios nocturnos, aunque duerman ocho o nueve horas durante el día, no descansan lo suficiente. “El cuerpo suyo de día no descansa lo mismo que descansa en horas de la noche. Por el efecto oscuridad, la noche es más fresca, hay menos sonidos y el cuerpo se relaja más”, sostuvo.

Por otra parte, las muertes por choques de tránsito muestran a los peatones en primer lugar ya que son doblemente vulnerables por no tener protección alguna a diferencia de los conductores. Por ejemplo, a la fecha de esta entrevista a principios de noviembre del 2015 había 83 muertes en comparación con el 2014 cuando hubo 74, lo que equivale a un aumento de 9.

“El caso de los peatones representa alrededor del 34 % de los que mueren en las carreteras. 1 % de ellos tenía alcohol también en su organismo. El peatón comete errores y algunos inadvertidamente, otros retan al vehículo”, declaró Delgado.

Recalcó que el peatón tiene que hacerse visible, utilizando ropa clara y equipos que adviertan al conductor que hay una persona y ubicarse en la dirección contraria al tránsito, especialmente en zonas rurales durante la noche. “El peatón tiene que caminar en contra del tránsito para que se pueda defender. Si el carro no lo ve, él ve al carro y se echa a un lado. Eso hasta de día tiene que ser así, no solo de noche”, enfatizó.

De otro lado, ante la aproximación de la época navideña Delgado exhortó que: “Es importante que cuando vamos a celebrar en familia o en grupos tengamos un conductor designado que no se dé ni un solo trago. La familia va por encima de uno o dos tragos, que no nos cueste la vida de un familiar, de un amigo o de un compañero”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here