“¡Diócesis de Ponce! ¡Vida, Evangelio y Cultura!”. Este fue el lema a toda voz con el que una multitud dio inicio a las celebraciones por el centenario fundacional de la Diócesis de Ponce. La apertura se celebró el pasado miércoles, 22 de noviembre de 2023, en el Complejo Deportivo y Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), Recinto de Ponce, que fue abarrotado por representantes de todas las 43 parroquias de los 15 municipios que comprenden la Diócesis. 

Desde las 6:00 de la tarde comenzaron a llegar grupos desde las comunidades parroquiales al complejo. Animación jubilar, danza folclórica por el grupo Laetare música, memoria histórica, identidad diocesana, alegría, pancartas identificando las parroquias, fraternidad, la sensación de un camino juntos como iglesia diocesana y sobre todo fe ardiente caracterizaron el ambiente en el recinto durante el preámbulo de la Eucaristía. 

A las 7:00 de la noche comenzó con la procesión de entrada con banderas, la cruz y los ministros. El cantico de entrada, al son del cuatro puertorriqueño, cantó: “Cien años de misión y fe, Vida, Evangelio y Cultura. Irradiando su caminar en cada generación”. 

“Nos reunimos para dar inicio a las celebraciones de un año hasta el 21 de noviembre de 2024 de la Diócesis de Ponce, bajo el lema Vida, Evangelio y Cultura”, dijo Mons. Félix Lázaro Martínez, Schp.P., Obispo Emérito de la Diócesis de Ponce, quien presidió en sustitución de Padre Obispo Rubén A. González Medina, cmf, Obispo de Ponce, que no pudo asistir por razones de salud. Así encomendó la Misa de una manera especial por todos los enfermos, ancianos, los que tienen limitaciones, por los niños, jóvenes y por los fieles que peregrinan en la Diócesis.

Es necesario destacar la presencia de Mons. Piergiorgio Bertoldi, Delegado Apostólico del Papa para Puerto Rico, los obispos de Puerto Rico, clero, religiosas, agentes de pastoral, catequistas, líderes y representantes de las 43 parroquias de la Diócesis.

El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. La efeméride que celebraremos el 21 de noviembre de 2024 para el que nos hemos convocado con un año de anticipación y preparación es motivo de alegría desbordante y de dar gracias a Dios […] que ha sido generoso y misericordiosos con todos nosotros”, dijo Mons. Lázaro durante su homilía.

El Obispo Lázaro expresó: “Son muchos los sentimientos que se agolpan en el corazón, de alegría, de agradecimiento y de crecimiento a medida que van pasando los años, de experiencia y madurez. Pero también, de pedir perdón por los fallos y deficiencias y omisiones y abusos cometidos a lo largo y ancho de los 100 años. Por lo que, perdona a tu pueblo, perdona a Diócesis de Ponce, por todas las debilidades y faltas cometidas a lo largo de estos 100 años, perdónalas Señor decimos con humildad y sincero corazón al Señor. Y con el Salmo cantamos las grandezas del Señor y festejamos a Dios Nuestro Salvador porque el Poderoso ha hecho grandes cosas y su nombre es Santo”.  Y exhortó a hacer eco del Evangelio para ser “sal de la tierra y luz del mundo”, a vivir la alegría, la gracia de Dios, profundizar en la fe y ser testigos de Jesucristo.

Hace 99 años desde que el Papa Pío XI, de feliz memoria, creó la Diócesis de Ponce un 21 de noviembre de 1924 mediante la Bula Ad Sacrosanctum Apostolatus Officium segregándola de la Diócesis de San Juan en aquel momento con Mons. Edwin Byrne. El prelado relató que fue en ese hito histórico, a la llegada del Obispo donde surgió la emblemática canción de plena: Mamita llegó el Obispo, llegó el Obispo de Roma. Mamita si tú lo vieras que cosa linda que cosa mona. Luego del Obispo Byrne, le sucedieron en el episcopado el Mons. Aloysius Willinger, Mons. Jaime McManus, Luis Cardenal Aponte Martínez, Mons. Fremiot Torres, Mons. Ricardo Suriñach, Mons. Lázaro y actualmente el Padre Obispo Rubén.

El Obispo Lázaro enumeró algunos “valuartes con los que ha sido bendecida la Diócesis” como lo son: la PUCPR, el Centro Sor Isolina Ferre, los Hermanos Cheo, las Escuelas Católicas, las Hermanas Dominicas de Fátima, el Centro de Catequesis, OMECOS, Católica Radio, Diaconado Permanente, la Orden del Santo Sepulctro, la Orden de los Caballeros de Colón, los Ministros Extraordinarios de la Comunión, los monaguillos y monagillas, el Seminario, el Tribunal Diocesano, los Reyes Magos de Juana Díaz, la JAC, la Pastoral Penitenciaria, los Cursillos de Cristiandad, el Movimiento Juan XXIII, el Movimiento Neocatecumenal, las Comunidades de Oración y Reflexión Bíblica, la Comunidad de la Visitación y la Eucaristía, los grupos de la Divina Misericordia y las numerosas ordenes y congrecaciones masculinas y femeninas. 

Como una catequesis durante el ofertorio se presentaron varios signos: la luz mediante una vela por un grupo de jóvenes, la sal por un grupo de la tercera edad, la levadura por un grupo de consagradas y el pan y vino por parte de una familia. 

Antes de culminar la celebración, Mons. Bertoldi habló de la luz y la esperanza ante los desafíos que ha vivido la Diócesis en estos últimos tiempos. Del mismo modo, pidió renovar fuerzas y esperanzas para priorizar en el camino de la solidaridad con los pobres, al estilo del Papa Francisco. “Que Dios les conceda la gracia de ser autores de un renovado camino de fe. Mujeres y hombres capaces de atraer con vuestro testimonio al encuentro con Cristo”, precisó Mons. Bertoldi.

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com

Twitter@Enrique_LopezEV