“Vivimos para esa noche” es una de las citas célebres del beato puertorriqueño Carlos Manuel Cecilio Rodríguez Santiago. Con motivo del Año Jubilar compartimos diez aspectos de su vida que de seguro gustará conocer.

1. Familia: Natural de Caguas, nació el 22 de noviembre de 1918. Fue bautizado en la Iglesia Dulce Nombre de Jesús en su pueblo natal el 4 de mayo de 1919. Fue el segundo de cinco hermanos, de los que dos hermanas se casaron, una es religiosa Carmelita de Vedruna y su único hermano se hizo sacerdote benedictino y fue Primer Abad puertorriqueño.

2. Educación: A los 6 años comenzó su vida escolar en el Colegio Católico de Caguas donde se graduó de octavo grado en 1932. No fue hasta 1939 que completó su cuarto año en la escuela superior Gautier Benítez en Caguas a raíz de los primeros síntomas de su enfermedad.

3. Condición médica: En 1946 inició el bachillerato del que solo completó un año en la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras. Nuevamente sus estudios se vieron interrumpidos por un trastorno gastrointestinal conocido como colitis ulcerosa, que se iría agravando paulatinamente por el resto de su vida. Más tarde se le diagnosticó como un cáncer terminal del recto.

4. Autodidacta: Lector voraz, se interesaba por temas de todas clases: artes, ciencias, filosofía, religión y música. Tomó clases de piano por un año, pero su interés lo llevó a ser autodidacta aprendiendo a tocar el órgano.

5. Trabajo: Trabajó como oficinista en Caguas, Gurabo y en la Estación Experimental Agrícola, adscrita a la UPR, recinto de Río Piedras, donde además traducía documentos. Empleaba casi todo su modesto salario en la promoción del conocimiento y el amor a Cristo mediante la Sagrada Liturgia. Para ello, traducía y editaba artículos sobre la materia con los que creaba dos publicaciones a manera de folletos mimeografiados titulados Liturgia y cultura cristiana.

6. Amor a la Iglesia: En Caguas organizó un Círculo de Liturgia junto a Padre McWilliams y en 1948, junto a P. McGlone fundó el coro parroquial Te Deum Laudamus. En la UPR de Río Piedras dio a conocer a Cristo entre profesores y estudiantes. Al ampliarse el grupo organizó el Círculo de Liturgia, más tarde nombrado Círculo de Cultura Cristiana. También impartió catequesis a jóvenes de escuela superior aportando todo el material que mimeografiaba para suplir las limitaciones económicas de sus alumnos.

7. Promoción de la fe: Participó en paneles sobre diversos temas. Organizó grupos de discusión en varios pueblos y participó en la Cofradía de la Doctrina Cristiana. Perteneció a organizaciones católicas como la Sociedad del Santo Nombre y los Caballeros de Colón.

8. Defensa de la fe: Defendió y promovió con fervor entre Obispos, clero y seglares la renovación litúrgica de la Iglesia mediante la participación activa de los fieles, el uso del vernáculo y de la observancia de la Vigilia Pascual.

9. Muerte: Mientras sus fuerzas físicas decaían, su espíritu jamás se doblegó. Vivió cada momento superando en silencio su dolor. Durante una larga operación en marzo de 1963 padeció “la noche oscura de la fe” pensándose abandonado de Dios. Su paso a la vida eterna fue el 13 de julio de 1963 a la edad de 44 años.

10. Promoción de la causa:  Su positio sobre virtudes heroicas que inició en 1992, llevó a declararlo Venerable el 7 de julio de 1997. El milagro para su beatificación, curación de un linfoma maligno no-Hodgkins en 1981, fue aprobado por SS Juan Pablo II el 20 de diciembre de 1999. En un tiempo récord de solo 8 años por actores laicos.

(Fuentes: Varias)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here