Getting your Trinity Audio player ready...

La antigua Yugoslavia, Uganda, Colombia, República del Congo, Irán, Brasil, Burkina Faso (2015-19), Niger (2015-19) y Mozambique (2019-2023) son la lista de los países donde Mons. Piergiorgio Bertoldi, Arzobispo de Spello, Italia, ha prestado sus servicios a la Iglesia como diplomático y en los últimos tres como Nuncio. Se encontraba en Mozambique cuando recibió con alegre sorpresa la noticia de que sería transferido a una nueva encomienda como: Nuncio Apostólico para República Dominicana y Delegado Apostólico para Puerto Rico. En una reciente visita del Arzobispo Bertoldi a suelo boricua, este semanario aprovechó para entrevistarlo.

“He encontrado en mi vida sacerdotal la alegría”

Sobre su vocación, recordó y reflexionó sobre su camino en la fe. Creció en una familia de fe y su vocación “ha sido algo un poco natural, nada extraordinario”. A sus 15 años se encontró con un seminarista tras una ordenación sacerdotal que le preguntó por qué no ingresaba al seminario. Le contestó: ¿A hacer qué? Luego pensó en la posibilidad de experimentar e ingresó al seminario. A sus 21 años se dio cuenta que podía cazarse o hacer otra cosa. “Me fui dejando llevar por Dios más que tomar decisiones. Me parece que, he encontrado en la vida sacerdotal la alegría de mi existencia; la serenidad de sentirme realizado como hombre y como hombre de fe. Todo lo que llega es problema de Dios, no mío. Uno ejerce el ministerio”, reflexionó el prelado italiano. Aunque aceptó que su vida sacerdotal no ha sido lo que esperaba exactamente porque se preparó para ser sacerdote diocesano de parroquia y el camino de la Providencia de Dios lo ha llevado por un sendero “muy diferente a lo que esperaba”.

Una perspectiva más amplia

Fue el Arzobispo de Milán, el Cardenal Martini, quien le propuso ingresar al servicio diplomático. Cursó estudios en la Pontificia Academia Eclesiástica de la Santa Sede. “En un principio estaba muy asustado porque me enviaron a Uganda y el inglés era casi imposible de entender”, recordó de sus primeras encomiendas al aceptar que le tomó un tiempo afinar el oído.

“Me di cuenta que era precedido por la Providencia de Dios. Después, interioricé que tenía la posibilidad de una perspectiva sobre las diferentes expresiones de Dios en los diferentes mundos, y accionar al Espíritu Santo y hacer crecer en los hombres e instituciones el proyecto de Dios. La Nunciatura y la Delegación Apostólica ofrecen esa posibilidad que muchas veces se junta con un trabajo desde abajo. Esa ha sido mi suerte y bendición, no estar desde un escritorio y hacer algo de acción pastoral, de vida con los pobres y más sencillos”, reflexionó.

En los últimos años laboró en tres países africanos donde se vinculó fuertemente con proyectos con los pobres y enfermos de sida. Esto desde el servicio y la alegría, como dicta su lema episcopal: “Auditores Gaudii Vestri – Servidores de vuestra alegría”.

¿Hay diferencia entre Nuncio y Delegado?

Contestó Mons. Bertoldi: “Delegado Apostólico es simplemente Nuncio, pero, sin acreditación diplomática. […] Dele

gado significa que su acción es simplemente con la realidad eclesial. Las funciones son las mismas”. La diferencia entre los títulos es por el status político de Puerto Rico que no cuenta con embajadores. 

Aclaró que todavía no se ha reunido con el Papa Francisco, quien lo designó directamente a estas encomiendas, tras conocerse su nombramiento para República Dominicana y Puerto Rico. Aunque aceptó que próximamente se encontrará con el Santo Padre. “Mi pregunta al Papa será justamente por qué me ha enviado por acá. No porque no me gusta, sino por el contrario. Son ambas realidades diferentes entre sí, más hay una comunión entre ellas. Pero, es algo totalmente distinto a lo que he hecho hasta ahora”, reveló con el estilo sereno y cercano que le caracteriza.

Perfil sacerdotal y episcopal

¿Qué sacerdotes y obispos anhela el Papa y la Iglesia hoy? “Que sean testimonio de esa experiencia del Evangelio. Que no sean padres u obispos lejos del pueblo. Que sean capaces de estar en medio del pueblo, para escucharlo y compartir las experiencias y enfrentar las dificultades. Que sean capaces de estar atrás del pueblo, para motivarlo cuando el camino se hace más difícil. Y al mismo tiempo estar al frente, para dar testimonio de cómo se camina. Los tres elementos a la vez”, recalcó Mons. Bertoldi.

Papa sueña con una Iglesia…

Al preguntarle por cómo es la Iglesia con la que sueña el Papa Francisco, precisó: “Tenemos un Papa que ha gobernado por 10 años. Más o menos todos tenemos una fotografía del Papa Francisco. Evidentemente que su perspectiva es de una Iglesia abierta y cerca de los pobres y de los últimos. No es simplemente una forma de hablar, es una forma de ser que se une al otro aspecto que se ha tocado en la primera fase del Sínodo: el camino sinodal. Tengo la impresión que son dos elementos que se deben tomar a la vez. La Iglesia es una en camino junto entre seres humanos. Los primeros que tienen que ser introducidos en ese camino, que es el camino de la Encarnación del Evangelio, tienen que ser los últimos. El Evangelio dice quiénes son: los pobres. Cuando se habla de los pobres, se habla sobre todo de los pobres de espíritu que toca el asunto material, pero también tiene que tocar el asunto espiritual”. 

Sobre la realidad que lo confrontan en República Dominicana y Puerto Rico sostuvo que en términos de pobreza “en términos absolutos no es el tema central porque son lugares más ricos que Mozambique o Burkina Faso. Pero, es un hecho que tenemos otras pobrezas […]”.

Sobre el Sínodo 2021-2024

Explicó que el Sínodo, que se extenderá hasta el 2024, es una experiencia a vivir y una realidad eclesial como la puertorriqueña está llamada a precisamente “vivir esa experiencia sinodal de forma privilegiada, exactamente por sus gentes, porque no es una Iglesia rica en vocaciones sacerdotales y religiosas y tiene que ser una iglesia capaz de valorar su laicado”. Cuando menciona valorar, se refiere que cada uno debe asumir su responsabilidad y partir de la reflexión de ¿qué queremos ser como fieles seguidores de Jesucristo.

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com 

Twitter: @Enrique_LopezEV