La iglesia Inmaculada Concepción de Las Piedras labora incansablemente en su centro de acopio, oficina y servicios parroquiales. Esto a pesar de las huellas latentes del paso del huracán María por las comunidades, capillas y templo parroquial. La prioridad en Las Piedras, uno de los tantos pueblos afectados, es clara: la gente. La crisis posterior al temporal no ha detenido a la parroquia. Las celebraciones litúrgicas han continuado y el equipo parroquial labora con el centro de acopio parroquial para asistir a los más vulnerables y afectados en las comunidades.

Para relatar la experiencia y los daños, el párroco P. Israel Ramos Cintrón, describió las vicisitudes que allí acontecen. En el templo hay varias docenas de recipientes para las numerosas goteras. Esto sin contar que con el cielo abierto en varias partes de la iglesia tienen que lidiar con el problema de palomas. “La parroquia sufrió bastantes daños, el techo fue prácticamente pérdida total al igual que un salón parroquial en la parte superior; también el convento de las Hermanas Dominicas de Fátima y la Capilla Nuestra Señora de la Providencia del sector Asomante sufrió la pérdida de ventanas y el techo”, detalló el párroco.

Desde las afueras de la capilla de Asomante, todo parece normal, pero en el interior del templo se observa que perdió varias secciones de ventanas desde sus anclajes. Esto ocasionó que la presión de succión afectara seriamente el techo de la capilla en honor a la patrona nacional. El poder del huracán se aprecia en las cicatrices evidentes al levantar la vista desde cualquier punto de la iglesia.

“La experiencia fue dura porque hay muchos daños en las comunidades, pero con la fe puesta en Dios que podremos reconstruir nuestras comunidades”, dijo. Muchos han perdido sus hogares de forma total o parcial. El sacerdote invitó a no perder la esperanza ni el ánimo. Esto porque el llamado para reconstruir el País es de todos. “Vamos a salir adelante con la ayuda de Dios y de la Inmaculada Concepción”, sostuvo con ánimo.

La reconstrucción tomará un tiempo considerable. Por eso el Obispo de la Diócesis, Mons. Eusebio Ramos Morales ha invitado a orar, a la comunión con la Iglesia y a unirse en solidaridad para reconstruir a Puerto Rico. Esto en tiempos donde la Iglesia emprende una misión. La Diócesis tiene en sus hombros la tarea de diligenciar ayudas a los necesitados, reconstruir el espíritu del pueblo y reconstruir la planta física.

Los interesados en enviar donativos lo pueden hacer a Diócesis de Caguas: Solidaridad y misión para reconstruir en el banco First Bank, cuenta núm. 1408500390, ruta y tránsito 221571473. Esta es la misma cuenta para los donativos para el centro de acopio diocesano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here