La parroquia Nuestra Señora del Rosario se vistió de gala celebrando las bodas de Oro Sacerdotales de Fray Víctor Pérez Avilés, O.P.

Cincuenta años, un largo camino recorrido de vida espiritual llevando el mensaje de la Palabra sembrando amor, regando la buena semilla con entrega y obediencia al cumplimiento de la verdad: “Haced lo que os diga”.

Nació un 16 de octubre de 1935 en Toa Alta, viene de una familia humilde, numerosa y unida que sembró en él profundos valores morales y religiosos. Cursó sus estudios primarios en escuelas públicas, con mucho sacrificio caminando largas distancias para alimentarse con el pan de la enseñanza y abrirse paso en su futuro, fueron tiempos difíciles. Sin embargo su infancia fue feliz junto a sus hermanos y padres que supieron guiarle. Desde joven sintió el llamado del Señor a la vida religiosa y respondió ingresando a la Orden de Predicadores (Padres Dominicos).

Entró en el noviciado en el año 1960 y su profesión religiosa en 1961; estudió filosofía y teología en Washington DC y Massachusetts, siendo de los primeros puertorriqueños dominicos que fueron a Estados Unidos cuando los Padres holandeses estaban en la Isla. Se ordenó presbítero el 15 de julio de 1967. Desde entonces ha realizado múltiples funciones respondiendo al llamado de Dios, fungiendo como Vicario de la Orden, Párroco en diferentes parroquias, pero con mucha humildad, servidor de Dios para los enfermos, envejecientes, necesitados, niños, etc.

En nuestro pueblo de Yauco lleva alrededor de 18 años convirtiéndose en alguien muy especial de nuestra familia. El amor que le mueve nos hace sentir la cercanía de Dios Padre que le guía en todo momento. Hombre de buen humor, tranquilo, paciente, humilde que transmite paz a cuantos día a día le abordamos.  Su sonrisa deja entrever el gozo y la satisfacción de un corazón que ha respondido y cumplido a cabalidad el llamado de Dios.

Su celebración inundó de gran alegría y gozo espiritual a nuestra parroquia.  El párroco Fray José Fernando Osorio, sus compañeros frailes, reverendos diáconos y una feligresía que demostró con gran agradecimiento primero a Dios por tan hermoso regalo y luego a Fray Víctor Pérez por su paciencia sus enseñanzas y su cariño por tantos años.  Es sacerdote para siempre siendo el primer dominico puertorriqueño que celebra sus Bodas de Oro en nuestra parroquia.

¡Felicidades Fray Víctor y que Dios te bendiga siempre!

(Carmen Galarza)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here