Entrevista con el Arquitecto Luis Badillo Lozano, Decano de la Escuela de Arquitectura de la PUCPR.


En pleno centro de la ciudad Señorial en las cercanías de la majestuosa Catedral de la Guadalupe, los espacios abiertos que interactúan con las fuentes de la plaza y el emblemático Parque de Bombas con los colores ponceños, se encuentra la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), institución que ofrece grados en arquitectura y cuenta con tecnología de vanguardia para formar los profesionales del mañana. El Visitante conversó con su decano, el arquitecto Luis Badillo Lozano, quien detalló sobre la reciente acreditación de la escuela, la enseñanza de vanguardia y la importancia de la fe.

Sobresaliente acreditación a la escuela

Entre octubre y noviembre del 2015 la Escuela de Arquitectura fue visitada por las autoridades acreditadoras y en marzo de este año recibió la notificación positiva de acreditación. El proceso inició hace nueve años con el arquitecto Abel Misla Villalba, decano fundador que gozó del apoyo incondicional de la PUCPR y su actual presidente Dr. Jorge Iván Vélez Arocho. “Sin ellos no estaríamos aquí”, sostuvo el decano.

“Luego de más de un año de mucho trabajo mayormente concentrado en los esfuerzos de conseguir la acreditación, la conseguimos con altos honores”, dijo el arquitecto Badillo.

Se revisaron 32 criterios en la evaluación a nivel de las 54 jurisdicciones y todas las escuelas de arquitectura de los Estados Unidos (National Accreditation Board). La Escuela estuvo entre el 10 % más alto de las más de 100 escuelas evaluadas en el período. De esas, se logran acreditar 50 aproximadamente y de ellas, “nosotros estamos en el 10 % más alto”. La excelencia de la institución educativa quedó evidenciada cuando, con un margen de un 30 % para lograr la acreditación, solo falló en un criterio.

“Eso ciertamente nos coloca en una posición bien cómoda que nos abre grandes oportunidades y nos presenta grandes retos. Ahora nuestro reto es mantenernos en ese nivel”, apuntó.

Luminaria tecnológica en el Sur

La escuela está en el centro urbano donde se convierte en laboratorio de diseño, interactúa con la ciudad y al aportar a ella se nutren. Sobre la oferta de primera que poseen aseguró que no tiene comparación en Puerto Rico por su nivel tecnológico con equipo sofisticado, y por la parte empresarial focalizada en formar arquitectos emprendedores y no entes pasivos. “Nosotros preparamos arquitectos empresarios, un arquitecto emprendedor, un arquitecto que no sea pasivo, que no espere por los proyectos, sino que sea generador de proyectos, que sea generador de nueva inteligencia. Ese es el arquitecto que nosotros queremos”, puntualizó Badillo Lozano.

Badillo resaltó el valor de la fe como uno de los grandes orgullos de la Escuela por pertenecer a la PUCPR. “La fe es importante porque el arquitecto que nosotros aspiramos a graduar no solamente va a tener las destrezas tecnológicas, sino además tendrá una entereza ética, moral que nos va a llenar de orgullo”, precisó.

Finalmente, el decano aprovechó para enviar un mensaje a los jóvenes atraídos por la arquitectura: “Nosotros los preparamos para los retos de Puerto Rico y los retos del mundo en este momento. Los que opten por nuestra escuela, los preparamos primero, les ofrecemos unas concentraciones en temas, en nueve tópicos. Todo estudiante se gradúa no solamente con un bachillerato en arquitectura de excelencia, sino con un grado menor en algún tópico de importancia en arquitectura. Son herramientas para el éxito, para el triunfo y abre la oportunidad de ubicarse con ventaja sobre otros candidatos. Además, nuestra preparación cuenta con una fibra moral, una entereza y fuerza que definitivamente les va ayudar”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here