Poco después de creada la Ley de Moratoria de Emergencia y Rehabilitación Financiera de Puerto Rico, el gobernador Alejandro García Padilla firmó una Orden Ejecutiva en la que declaró un período de emergencia para el Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico (BGF) que ordena la congelación de $3 mil millones pertenecientes a agencias, municipios y corporaciones públicas depositados en el BGF. La orden restringe igualmente fondos a la rama judicial y a la Legislatura.

“Conforme a los poderes conferidos por el Artículo 201 y 203 de la Ley Número 21-2016, conocida como la ‘Ley de Moratoria de Emergencia y Rehabilitación Financiera de Puerto Rico’, firmé la Orden Ejecutiva Número OE-2016-10 declarando un período de emergencia para el Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico (BGF) en aras de proteger y preservar los servicios esenciales de salud, seguridad y bienestar de los residentes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”, declaró el gobernador Alejandro García Padilla en declaraciones escritas el pasado sábado, 9 de abril.

Según explicó, la Orden Ejecutiva preserva la liquidez del BGF y permite “continuar sus operaciones en beneficio de la salud, seguridad y bienestar del pueblo. Con la intención de propiciar negociaciones constructivas entre el BGF y sus acreedores y a la luz de las conversaciones en curso, esta Orden Ejecutiva no impone una moratoria sobre el pago de principal o interés en bonos emitidos por el BGF”.

No obstante el primer Ejecutivo afirmó estar esperanzado en “que dichas negociaciones logren acuerdos justos para beneficio del pueblo de Puerto Rico”.

De otro lado, respecto a la situación fiscal que atraviesa el país el Dr. Leandro Colón Alicea, vicepresidente de Asuntos Académicos de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, hizo eco de las palabras de Sergio Marxuach, director de política pública del Centro para una Nueva Economía, quien describió recientemente la moratoria como: “Lo menos malo que pudo haber hecho el gobierno de Puerto Rico”. Al respecto, señaló Colón Alicea: “No puedes arriesgar la salud, la educación, el bienestar del país. No se puede afectar de ninguna manera los servicios fundamentales que necesita nuestra población y que son provistos muchos de ellos por el sector público”.

Aunque Colón Alicea no cataloga como negativo depender de otro país para crecer, considera inadecuado “que se continúe dependiendo toda la vida y que no desarrollen las bases propias del crecimiento local interno” de modo que permitan afrontar situaciones económicas como las que suceden en la actualidad.

Ante la posible implantación de una Junta de Control Fiscal Federal alertó que cuando un país está deprimido económicamente hay que adoptar medidas expansivas que lo saquen de la recesión. “La Junta lo que hace es imponer medidas de austeridad que van en contra de lo que se debe proponer. En un pasado se impusieron en otros países y lo que hicieron fue complicar la situación”, aseveró.

Mientras tanto el economista sostuvo que en estos momentos la única alternativa es pensar en un plan de desarrollo económico para Puerto Rico que eventualmente cree las debidas condiciones que a largo plazo eliminarán el problema de la deuda. El experto apostó a un plan de desarrollo más dependiente del capital local, aunque señaló que hay una serie de herramientas necesarias para lograrlo.

Entre ellas, indicó la derogación de la Ley de Cabotaje para abaratar costos de transportación marítima e imponer tarifas sobre algunos productos que entran al país con el fin de sustituir importaciones (producir localmente productos que se importan). Flexibilizar las leyes de salario mínimo de manera que se estudie cómo se aplican a cada empresa en particular. Que Puerto Rico tenga poder para realizar contratos comerciales y económicos con otros países, así como liberar la ley de visados para que el turismo se afecte positivamente.

“Estas serían herramientas que se podrían necesitar para elaborar un plan de desarrollo que es lo que nos sacaría a nosotros de este problema. (Herramientas) que puedan nutrir las arcas del gobierno y que eventualmente se puedan ir pagando estas deudas, que hay que pagarlas pero que hay que reestructurar”, manifestó.

Precisó que cuando se genera crecimiento económico, se genera producción local, empleo, ingresos que permitirán obtener más recursos en términos de fondos públicos al gobierno. A su vez subrayó la importancia de auditar y reestructurar la deuda a largo plazo, para pagarla de forma responsable sin que afecte el bienestar del país, y brindar a la par los servicios necesarios para la población.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here