La historia de la Virgen de Belén se remonta al humilde pueblito a cientos de kilómetros de Nazareth donde nació el Niño Dios. Fue precisamente en ese lugar donde María acogió a su hijo en sus brazos y lo alimentó con leche materna. Por eso, la advocación de Nuestra Señora de Belén es representada en un cuadro de la Virgen María amamantando a su hijo. ¿Cómo se tornó tan famosa esta advocación y en qué momento llegó a Puerto Rico? 

Concretamente no se ha podido descubrir cómo llegó la devoción a la isla, pero de lo que sí se tiene conocimiento es que es la religiosidad más antigua, siendo la primera en llegar desde la conquista española. Se tiene conocimiento de leyendas donde se dice que la imagen apareció en la zona de San Juan, pero las fechas no están claras. La misma historia cuenta que la imagen de la Virgen de Belén fue hallada “en el pozo que había en el Convento de los Dominicos en el Viejo San Juan”, contó a El Visitante Else Zayas León, Mayordoma Interina de la Cofradía de Nuestra Señora de Belén de San Juan. Debido a esta aparición, comenzaron a llamarle “La Aparecida”, dato que fue constatado por este semanario en escritos del Dr. Miguel Norbert Ubarri. Este semanario no encontró información si esta leyenda fue confirmada por la Iglesia.

Según nos dice la Novena a la Virgen de Belén, que se le atribuye su escritura a Jerónimo Usera, la imagen de la Virgen de Belén se veneró “en el Convento de Santo Tomás de Aquino – de San Juan – desde el año 1511”. Eso quiere decir que Nuestra Señora de Belén ha sido venerada por los puertorriqueños por más de 500 años. Don Juan Alejo de Arizmendi, primer obispo puertorriqueño, fue uno de los grandes promotores de esta advocación. Otra de las leyendas dice que la devoción a la Virgen de Belén fue traída a Puerto Rico por los dominicos. 

Durante la invasión de 1797, el obispo Zengotita ordenó hacer rogativas todos los días y el cuadro fue llevado en procesión por la ciudad para pedir auxilio a la Madre de Dios. Luego de pedir la mediación de la Virgen, se alega que las tropas se retiraron de las costas. Don Emilio Tobar señala en sus escritos que, por esto, “se atribuyó a la intercesión de la Virgen de Belén la victoria de los defensores de la ciudad de San Juan contra los ingleses”. 

Por otra parte, la imagen original la Virgen de la Leche, como también se le conoce, se atribuye a uno de los artistas más importantes de la pintura flamenca primitiva llamado Rogier van der Weyden, del siglo 15. Se dice que la pintura fue traía a Puerto Rico por la orden de dominicos cerca de 1500, aunque de esto no se tiene registro exacto en los archivos de la Iglesia puertorriqueña. Sobre el cuadro de la Virgen de Belén, don Diego de Torres Vargas, canónigo de la Iglesia de Santo Tomás, escribió en 1647: “…está en el altar de Señor San Joseph, Nuestra Señora de Belén, un cuadro pequeño como de tres cuartas y antiquísimo, pero tan lindo y lúcido como si acabara de hacerse, habiendo más de cien años que está en el dicho convento…”. 

La pintura original fue robada en 1972. Hasta la fecha, nos cuenta Else Zayas, que se desconoce su paradero, al igual que el de otras 10 obras de arte y ornamentos del mismo templo que fueron robadas en ese mismo año. De la pintura de la Virgen sólo quedó un pedazo del marco y una astilla, partes que son claves para identificar la pieza original de aparecer algún día. 

Por otro lado, el periódico “El Imparcial” publicó varios meses después del robo una nota donde se vinculó con el crimen a “dos matrimonios muy conocidos en el país” por ser de “familias acaudaladas”. Se alegó en ese entonces que el cuadro de la Virgen de Belén permanecía en una colección privada en España. Aún así, las autoridades no han podido llegar hasta la pintura luego de casi 50 años del hurto. 

Sin embargo, la imagen que podemos observar en la Iglesia de San José en el Viejo San Juan es una réplica que se realizó en Bélgica. Además, el pintor puertorriqueño José Campeche también pintó varias réplicas a finales del siglo 18. 

La fiesta de Nuestra Señora de Belén se celebra en Puerto Rico el 3 de enero, y en otros países de habla hispana el día de Navidad. 

Jorge L. Rodríguez Guzmán 

j.rodriguez@elvisitantepr.com 

Twitter: jrodriguezev 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here