Máxima alerta de seguridad en Roma y el Vaticano a pocas horas de que el Presidente de Estados Unidos Donald Trump se reúna en privado con el Papa Francisco y después del brutal ataque terrorista perpetrado en la noche del lunes por un yihadista del autodenominado Estado Islámico en la ciudad inglesa de Manchester.

 

A las 7:00 a.m. de Roma se ha activado un fuerte dispositivo de seguridad para las 19 horas que Trump y su comitiva (formada por unos 30 vehículos) permanecerá en la capital italiana. Las zonas más aseguradas son aquellas por las que pasará y que estarán controladas por francotiradores y, por supuesto, varios cortes de tráfico.

Otra de las medidas ha sido la retirada de contenedores de basura y la prohibición de aparcar en las zonas por las que se moverá la comitiva del Presidente Trump.

Una de estas zonas está formada por las calles limítrofes al Vaticano. Esta misma mañana, el cuerpo de artificieros de Italia inspeccionó una bolsa de deporte sospechosa en la Via della Conciliazione, la calle que desemboca en la Plaza de San Pedro.
La zona fue acordonada y la policía pidió a las decenas de turistas que se encontraban ahí en ese momento que se retirasen, impidiendo acercarse a otros muchos.

Finalmente, los especialistas comprobaron que la bolsa no contenía ningún explosivo.

A las medidas de seguridad por la visita de Trump se suma ahora, por tanto, la nueva alerta después del atentado que ha acabado con la vida de 22 personas, entre ellos niños y jóvenes.

El ataque se produjo alrededor de las 22.30, hora local en el Manchester Arena, al término de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

 El grupo terrorista Estado Islámico reivindicó el atentado a través de un mensaje publicado en su canal de propaganda Amaq.

De momento, la policía británica ha informado de la detención de una persona supuestamente relacionada con esta barbarie.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here