El Evangelio de hoy es continuación del que reflexionamos la semana pasada. Allí Jesús pedía a sus discípulos que permanecieran unidos a él como la rama al tronco, hoy explica un poco más en qué consiste esa unión. La unión que nos pide es la misma que existe entre Él y su Padre.  Es una comunión fundamentada en el amor y que ha de expresarse en el cumplimiento del mandamiento nuevo.

¿De qué mandamiento nuevo se trata? Del mandamiento del amor. ¿Cuál amor? El que Jesús, con su ejemplo de vida, nos ha enseñado y que puesto en práctica el amor que toca la vida de los que nos rodean  especialmente de los más vulnerables, porque es un amor oblativo, de entrega generosa, de donación total, que no espera nada a cambio. Un amor que se expresa en obras concretas, y que llega incluso hasta aquellos que nos odian y que se consideran nuestros enemigos. Es el amor que toca la vida e inflama el corazón de las personas de una manera tan inesperada, que las cambia, las transforma, y las hace  experimentar la novedad que brota del corazón de Jesús.

Ahora bien, ten cuidado, porque hay quienes llaman amor a una corazonada, o a una pasión pasajera, o al sexo puro y duro. El amor que Jesús nos propone es otra cosa, tiene que ver con un estilo de vida, con acciones concretas que trasforman el entorno donde habitamos, de tal manera que quien lo vive palpa algo diferente.

Nosotros los seguidores y amigos suyos, estamos invitados a amar de esta manera y sobre todo a permanecer en comunión profunda con Él para poder dar frutos, buenos frutos, que nutran y alimenten a otros.

Concluyendo; afirmamos que “Dios es amor”. Y esta afirmación surge como un testimonio: quien quiera conocer a Dios, debe conocer el amor, si no, no conoce a Dios y no puede amar. De aquí se puede deducir que el que conoce a Dios ha nacido de Él y, consecuentemente, ama. ¿Estás de acuerdo? Pues entonces; lánzate a amar como lo hizo Jesús y así darás testimonio de tu fe. ¡No tengas miedo! Y verás…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here