Hace 2 años Mirelys Ocasio Hernández se aventuró en el campo de la costura donde con su creatividad se dio a la tarea de crear muñecas de trapo desde su hogar. Lo poco que conocía de este arte lo aprendió de su mamá, su abuela y una clase de dos días que tomó a los 16 años donde aprendió un poco sobre patrones. Nada le impidió interrumpir sus sueños y crear su propia tienda local para generar sus propios ingresos.

Después de 10 años quiso montar su propia tienda pero solo sabía hacer páginas de Internet. Con el recuerdo de las muñecas de trapo que hacía su mamá, a través de la costura Mirelys vio la posibilidad de crear experiencias para niños más allá de los artefactos tecnológicos, por eso se auto educó y creó Sophie’s Dolls. “Las hice pensando para cuando tuviera una hija y como había perdido tres embarazos entretener mi mente ante esas pérdidas, ahí fue que surgió la idea de las muñecas”, expresó la joven madre de 33 años.

Según dijo, la producción se basa en el proceso creativo que consiste en diseñar el arte digital, enviarlo a Estados Unidos (porque en Puerto Rico no ha encontrado una compañía que lo haga) donde lo imprimen en unos paneles de tela 100 % de algodón, luego las corta, las cose, las rellena, las plancha y las envía.

Las look-a-like, son muñecas customizadas con un tamaño de 14 pulgadas. “Se cosen de una pieza, son hechas con una foto de cada niño que iguala la ropa, los zapatos y el peinado que los padres deseen. Todo lo hago yo. A veces tiro una colección pequeña que son de 6” a 8” de animales, frutas, cosas que a los niños les gusta mucho, para viajar, llevarlas en la cartera, en el bulto, dormir con ellas o adornar el cuarto”, indicó.

La tienda virtual recibe entre 25 a 45 órdenes semanales en su mayoría de Estados Unidos, Canadá, Australia, Alemania y Puerto Rico. En búsqueda de mantener un balance entre la familia y el trabajo dedica de 4 a 6 horas diarias, lo que por ahora le es suficiente.

En estos momentos en los que su negocio está creciendo admitió que: “Muchas veces me he sentido frustrada porque con todo el andamiaje de lo que conlleva una familia, muchas veces me encuentro sin tiempo de poder hacer las cosas como yo quisiera. Pero una de las cosas que más he aprendido es a no desesperarme y a no tratar de correr. Hay momentos que uno se detiene, que uno toma unos breaks, para volver a retomar las cosas con más claridad”.

No obstante, subrayó que en la marcha ha aprendido mucho y que trabajando desde su hogar en la costura ha tenido momentos muy felices, por lo que considera como privilegio hacerlo de esa manera al saber lo sacrificado y difícil que es para las madres tener que salir de la casa y dejar a sus hijos cuidando con otras personas.

Como parte de su proyecto está en el proceso del cambio de imagen de la marca, que incluye cambios en los colores y en la mayoría de las colecciones, y el lanzamiento de nuevas muñecas que son las que siempre soñó pero no sabía cómo desarrollarlas. Fue con el tiempo y la experiencia que aprendió a crear el patrón y ahora lo incluirá en el relanzamiento de la tienda.

Compartió que a largo plazo le gustaría tener su propio estudio y tener un equipo pequeño que le ayude con la creación y desarrollo del diseño al igual que en otras áreas. “También me gustaría entrar en algún tipo de tiendas. Todavía no he podido hacer eso y no me he atrevido porque quiero que el crecimiento vaya subiendo poco a poco. Me encanta la idea de tienda pequeña, mientras pueda mantenerme lo más sencillo posible y evitar alquilar un local, pagar agua, luz, iré hacia esa dirección”, precisó.

La microempresaria compartió que también forma parte de pequeñas comunidades en las redes sociales y que le encantaría  ayudar a otras personas a desarrollar sus tiendas. Para conocer más sobre Sophie’s Dolls puede acceder a www.sophiesdolls.com o en las redes sociales de Facebook, Instagram y Pinterest: @sophiesdollslove.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here