HEREDIA, COSTA RICA. Los obispos de Centroamérica han enviado una carta a los cancilleres de sus respectivos país y de Ecuador, Colombia, México y Cuba con la finalidad que en la reunión que celebran hoy en El Salvador, puedan encontrar la mejor de las soluciones ante la crisis humanitaria sufrida por unos tres mil migrantes de nacionalidad cubana, quienes permanecen temporalmente en suelo costarricense en espera de poder continuar su travesía hacia Estados Unidos para acogerse a los beneficios de la Ley de Ajuste Cubano.

Los obispos centroamericanos señalan en la carta, que instan a los Cancilleres, “a propiciar el compromiso de sus Gobiernos para encontrar una inmediata solución a la crisis mencionada, mediante la creación de un corredor humanitario que permita el libre tránsito por sus países de las personas migrantes de nacionalidad cubana que pretenden llegar a Estados Unidos”, así como de otras medidas que garanticen la seguridad de estas personas.

Afirman los obispos – reunidos en asamblea del Secretariado Episcopal de Centro América (SEDAC)- “evitará, en todos los países de la ruta migratoria, el estacionamiento indefinido y condición de albergados. Y a la vez se contribuirá de protegerlos de las mafias que trafican con ellos y que se aprovechan de su vulnerabilidad cuando transitan por nuestras tierras como migrantes en situación irregular”.

En su Asamblea Plenaria Ordinaria, los obispos contaron con la presencia del Presidente de la República de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, quien les explicó su gobierno le ha concedido condición de personas con libertad de tránsito durante el tiempo que lo permitan las visas temporales.

Luego de reunirse con los obispos del SEDAC se realizó una conferencia de prensa para hablar la situación de los migrantes cubanos presidida por el Presidente del SEDAC, José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, el Presidente Luis Guillermo Solís, los obispos presidentes de las conferencias episcopales de la región y el Obispo Presidente de Caritas de Costa Rica, Ángel San Casimiro.

En esta conferencia con los medios de comunicación, los obispos y el presidente Solís coincidieron que la situación de los cubanos es una crisis humanitaria, de carácter regional y por tanto la solución de este problema debe ser entre todos los países afectados.

Todos se mostraron esperanzadores en la reunión de los cancilleres en El Salvador y que la vía para encontrar la solución es el diálogo entre las partes.

(REDCAM)


Para leer el Comunicado en su totalidad, puede acceder a:

Declaratoria de los Obispos de Centro América

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here