La visita de los Reyes Magos de Juana Díaz a la Parroquia Inmaculada Concepción de Juncos en el año 1990 motivó el surgimiento del grupo Tradiciones, organización que se dedica al rescate de las tradiciones. Le tomó 2  años delinear lo que harían para fomentar la tradición de los Reyes Magos en la Ciudad del Valenciano.

“Pensábamos en una fiesta libre de humo y alcohol para todas las familias del pueblo de Juncos y comenzamos a darle forma a lo que sería la fiesta. En 1992 hicimos nuestra primera aparición, comenzamos dentro del templo y a pesar de que había mucha gente, los que no iban a la iglesia se perdían la actividad. Entonces decidimos hacerla en la plaza pública para que todos pudieran participar”, dijo Melchor.

A la fiesta que se refiere es la que realizan cada 5 de enero en la plaza pública de Juncos. Esta incluye artesanos, inflables, payasos para pintar las caritas de los niños así como un espectáculo artístico. A  eso de las 7:30 de la noche, al toque de una canción previamente seleccionada hacen su aparición los Tres Reyes Magos, ataviados con sus impresionantes vestiduras que dejan a más de uno boquiabierto.

Gaspar, Melchor y Baltazar suben a la tarima para compartir con cada uno de los niños, que se dan cita en la plaza junqueña. Allí escuchan sus peticiones, los padres tienen la oportunidad de sacarles una foto y ellos le entregan una bolsa repleta de golosinas.

Baltazar explicó que algunos niños se acercan con alegría, pero a la misma vez con un poco de miedo. “Nos halan la barba para comprobar si somos reales. Cuando se dan cuenta que la barba es de verdad su semblante cambia por completo porque saben que somos los verdaderos Reyes Magos y se ponen muy felices”, detalló.

Admitió que no solo se retratan con los más pequeños ya que son muchos los adultos que tienen arraigada esta tradición y suben a la tarima a tomarse fotos con ellos y a hacerles sus peticiones. Luego que atienden a todos los que suben a la tarima, bajan y se confunden con el resto del público que se da cita en esta fiesta familiar.

De otro lado, además de la actividad cumbre que realizan anualmente en Juncos durante los meses de diciembre y a principio de enero se dedican a visitar enfermos en hospitales tanto a niños como adultos. Han participado en fiestas que hacen algunas entidades sin fines de lucro donde los invitan. Además de visitar centros de envejecientes.  “Tenemos muchas experiencias con los niños, pero cuando visitamos adultos que llevan meses en un hospital y le llevamos la alegría y la música en una parranda ellos se emocionan tanto que hasta lloran”, expresó Gaspar.

Melchor reconoció que: “Cuando uno va a ver a un enfermo no debe preguntarle cómo está, porque es evidente que no está bien porque está hospitalizado. Entre ese enfermo que está en la cama y nosotros a veces lo que se da es solo un cruce de mirada. Él nos mira y nosotros lo miramos y eso basta para nosotros. En otros casos es un toque en el pie, en el hombro y por supuesto una oración”.

Del mismo modo, Melchor comentó que algunos les dicen que con su labor están haciendo cosas grandes y extraordinarias. “Con honestidad diría que estamos haciendo lo que nos toca hacer como cristianos”, confesó emocionado.

Los Tres Magos de Oriente coincidieron que la actividad que realizan en la madrugada del 6 de enero en un hospital de la capital, es una de las más emotivas. Ese día a eso de las 5:30 de la mañana llegan a un hospital en el área de Hato Rey. Sorprenden a los niños que están hospitalizados con un regalo. “Esos niños no esperan que los Reyes Magos lleguen al hospital ese día, por eso ver esas caras vale un millón. Pero si la cara de los nenes es de sorpresa la de los papás es mayor”, manifestó Gaspar.

Mientras,  Melchor confirmó que más de un papá y mamá lloran cuando entramos al cuarto. “Ellos lloran más que los nenes, se emocionan y se sienten agradecidos que saquemos el tiempo de compartir y llevarles alegría dentro de la tristeza por tener un hijo enfermo”, compartió Melchor.

Al final, los Reyes Magos exhortaron a no dejar morir la tradición de los Reyes Magos que forma parte de las costumbres puertorriqueñas que se deben cultivar para que continúe de generación en generación.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here