A la hora de atender síntomas como fiebre, dolor de garganta, cabeza o estómago, antes de ir al médico algunos prefieren optar por alternativas naturales que alivien sus malestares de manera efectiva. Culturalmente se conoce que desde antaño eran las abuelas, las que en su mayoría, acudían a diversos remedios caseros para atender los quebrantos de salud. A continuación presentamos algunos remedios caseros para cada caso.

 

Fiebre

La fiebre indica que el cuerpo está luchando contra alguna infección. Si tiene fiebre moderada puede probar algunos remedios naturales para bajarla.

Cebolla – Pique en ruedas una cebolla y coloque las rodajas en las plantas de los pies y póngase medias.

Papa – Corte una papa fría de nevera en rodajas y póngasela en las plantas de los pies con una media.

 

Dolor de garganta

Muchas cosas pueden causar dolor de garganta desde un catarro hasta pasar la noche gritando en un concierto. Para esto existen varios remedios naturales que le ayudarán a aliviar el dolor.

 

Gárgaras de agua salada – Disuelva ½ cucharadita de sal en 1 taza de agua tibia. Es importante repetir las gárgaras varias veces al día. Y recuerde, son gárgaras y no se lo debe tragar.

 

Miel con limón – Caliente 4 onzas de agua, agréguele 1 cucharada de miel, 1 ½ cucharadita de jugo de limón y tómelo.

 

Vinagre de manzana – Mezcle 1 cucharada de vinagre de manzana con 1 cucharada de miel y una taza de agua tibia. Es importante tomárselo todo antes de que se enfríe el agua.

 

Un diente de ajo – Chupe el diente de ajo, y rócelo con sus dientes para que suelte la alicina (compuesto que tiene efectos antibióticos y propiedades antioxidantes). Haga esto una vez por día.

 

Dolor de cabeza

Las causas más comunes del dolor de cabeza (cefalea) son los cambios hormonales, el cansancio o fatiga y la tensión muscular. El dolor de cabeza suele afectar especialmente a la zona de las sienes, la parte posterior (nuca), la superior (coronilla) y la zona de los ojos y la frente. Si el dolor de cabeza está causado por tensión muscular puede incluso afectar a la mandíbula y el cuero cabelludo. Para combatirlo puede utilizar los siguientes remedios:

 

Té de hierba de limón – Prepare una infusión con 1 cucharadita de té por taza.

 

Infusión de Manzanilla – Haga una infusión con 3 cucharadas de manzanilla seca por 500 ml. de agua. Deje reposar 15 minutos, cuele, añada 1 cucharadita de jugo de limón y beba durante el día.

 

Dolor de estómago

          Por lo general, viene acompañado de inflamación, gases y sensación de acidez, aunque estos pueden variar según su origen. Muchos de los casos tienen alguna relación con intolerancias alimentarias, pero también son el resultado de la ingesta de comidas demasiado pesadas. No se recomienda combinarlos, ya que pueden producirse efectos contrarios. En menos incidencia se producen por una afección del aparato digestivo, o por causas inorgánicas como el estrés y la ansiedad. Conozca las diferentes opciones que le pueden ayudar a aliviarlo:

Infusión de jengibre y limón – Hierva 1 taza de agua, viértala sobre 1 trozo de raíz de jengibre y el jugo de ½ limón. Déjela reposar unos 10 minutos y consúmala. Puede ingerir 2 o 3 tazas al día.

Infusión de manzanilla – Hierva 1 taza de agua y agréguele 1 cucharada (10 g.) de flores de manzanilla. Tápela y deje reposar 5 o 10 minutos. Cuele el contenido, agréguele 1 cucharada de miel (opcional) para endulzar y consúmala. Puede tomar hasta 3 tazas al día.

Bicarbonato de sodio y limón – Diluya 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y el jugo de ½ limón en 1 taza de agua. Espere a que pase la efervescencia y tómelo. Evite exceder su consumo, porque puede resultar perjudicial.

 

(Fuentes: Varias)

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here