Principio del Tejido Único

Citando al Cardenal Joseph Bernardin de Chicago, ya fallecido: “La mayoría de los políticos han caído en una interpretación distorsionada del así llamado principio del seamless garmer o tejido único. Él decía, no sin razón, que la doctrina social católica era un ‘único tejido’, es decir que no se podían separar unos temas de otros, pues todos estaban conectados entre sí al interior de la doctrina católica”.

Sigue el Cardenal Joseph Bernardin, diciendo: “La interpretación correcta de esta doctrina, por supuesto, es lo que todos sabemos: que la Doctrina Social de la Iglesia es parte de la teología y en particular, de la teología moral (Sollicitudo Rei Socialis, 41); y por lo tanto, los diversos temas de esta doctrina están unidos entre sí por los principios comunes que comparten. Esta afirmación, sin embargo, no impide reconocer que en la moral existen diversos temas cuya gravedad no es igual, sino que depende de cuán relacionados están con los principios fundamentales.

Los Políticos

Muchos políticos, llamados católicos que hasta comulgan, han aplicado el principio del “tejido único” de la siguiente manera, en nuestra hermosa y bendecida Borinquen: La doctrina de la Iglesia es un todo, donde todo vale igual. Por lo tanto, si respeto “una buena parte” de la doctrina, especialmente en el campo social, puedo honestamente discrepar de temas como el aborto, la eutanasia o las uniones homosexuales, porque al cumplir una “buena parte” estoy cumpliendo con el todo, que es inseparable.

Los Buenos Católicos:

Un buen católico no puede decir que es católico y al mismo tiempo discrepar con la doctrina de la Iglesia en temas fundamentales. Para ser un buen católico hay que parecer católico, actuar como católico y hablar como católico.

La Iglesia y los fieles, no solo pueden, sino que deben pronunciarse sobre estos temas y deben hacerlo sin traicionar su identidad. Necesitamos rechazar la idea de que la intervención de los católicos, y especialmente de los obispos, es una manera de imponer nuestras ideas religiosas a los demás, una acusación frecuente entre quienes quieren eliminar la voz de la Iglesia del campo público. La intención de nosotros los católicos en estos temas se desprenden de un juicio de sentido común; no de un juicio dogmático.

Los católicos creemos que no ir a Misa los domingos sin una razón grave es pecado: y sin embargo no pretendemos que la policía de nuestro país saque a la fuerza a los católicos perezosos que no van a Misa. Eso sería imponer principios religiosos a la sociedad. Y es algo que no pretendemos ni nunca hemos pretendido. Simplemente pretendemos que la sociedad escuche la voz de la Iglesia cuando habla basada en el sentido común a favor de la persona humana; y que los buenos católicos sean los principales portadores de esa buena nueva.

La Conferencia Episcopal Puertorriqueña es la pared con que se tropiezan las trampas y manipulaciones de los que suben al poder legal y gubernamental. Los buenos católicos, porque estamos en deuda con nuestro Dios Trino, tenemos que dar gracias por esa “Conferencia Episcopal” que Él ha ensamblado para nosotros; es el Dream Team de los valores que Jesucristo nos enseñó.

Los buenos católicos tenemos que estar de la mano con la jerarquía de la Iglesia, estamos obligados a compartir con ellos el peso de la obligación de defender los valores de la enseñanza de Jesús. ¿Cómo lo hacemos? Procurando líderes que tengan el valor necesario para defender las verdades que Jesús nos ha revelado. Esto lo logramos por medio de la participación política; si echamos de lado el fanatismo político y observando el comportamiento de cada uno de los candidatos.

De cada 4 años tenemos la responsabilidad moral de votar. No hay ningún candidato perfecto, pero las elecciones pueden acercar más a nuestro Puerto Rico a la santidad moral con respecto a las verdades que Jesús nos reveló. Cuando votemos, tenemos que asegurarnos que conocemos la opinión de nuestros candidatos acerca a las verdades de Jesús: aborto, eutanasia, uniones homosexuales etc.

¿Cuál sería el político ideal? La Madre M. Angélica, ya fallecida, fundadora del canal televisivo Católico EWTN, lo explica de la siguiente manera.

“Para mí, el político ideal es el que se preocupa por el alma, que usted tenga libertad de religión, paz y alegría, trabajo, seguridad y garantías. Ore antes de votar, vote en el nombre de Dios. Ore para que seamos de nuevo una nación bajo Dios. Sea valiente, anuncie a Jesús, dígale al mundo lo maravilloso que es Él. Visítelo, demuéstrele con su ejemplo. Las palabras no significan mucho, el ejemplo vale por miles de palabras. Yo los amo pero Dios los ama mucho más. No olviden eso”.

José R. Loubriel
Capilla San Pablo, Florida

(Obispado de Arecibo)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here