Edgardo y Andrea (nombres ficticios), fueron una de las parejas participantes de la escuela para padres y madres “Creciendo juntos en armonía”, para quienes el resultado de los talleres ha superado sus expectativas.

“Antes de comenzar el taller habíamos recibido varias invitaciones de parte de la Hna. Ana Celia y nunca había tiempo, dentro de nosotros decíamos: ‘Somos unos buenos padres y tenemos una buena hija’”, explicaron.

Justo cuando les llegó la última invitación de parte de la Hermana, por vía de su terapeuta, aceptaron de inmediato. Según comentaron: “Cuando comenzamos los talleres y según fueron avanzando, nos dimos cuenta de que sí somos unos buenos padres y nuestra hija es una buena hija”.

Sin embargo, reconocieron que en la escuela les brindaron las herramientas necesarias para ser aún mejores. Asimismo resaltaron que su hija los disfrutó grandemente.

De acuerdo a ambos, gracias a las sesiones, ahora en su hogar reina un ambiente de tranquilidad, donde fluye la vida y cada uno está poniendo de su parte.

Por su parte, Edgardo compartió que a través de lo aprendido viene a su memoria la petición de santidad que Jesús hizo a las Familias.

“El camino a la Santidad Familiar es uno bien fuerte ya que aunque somos una familia, hay diferencias, y los talleres nos ayudan a trabajar con ellas y a armonizarlas para la sana convivencia”, detalló.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here